Doce años después están los aliados de antaño escenifican un desencuentro al más puro estilo de lavadero de ropa en patios de vecindad del antiguo Distrito Federal, a la vez que confirman el aforismo clásico de que en política las alianzas de ahora son las rivalidades de mañana. Ni más ni menos eso es lo que todo México observa ahora: Vicente Fox y Diego Fernández de Cevallos ventilando públicamente aquel intento de desafuero contra López Obrador, uno lo niega porque era presidente de república, otro lo asegura porque era “de los de adentro”. Tal es el reflejo de la polarización política ocasionada por un proceso electoral fundante, al que pudiéramos calificar de inédito.