No es posible negar los elevados índices de inseguridad que prevalecen en la entidad veracruzana pues los asaltos, balaceras, homicidios, levantones y secuestros son noticia diaria; pero a la vez tampoco es dable dejar de reconocer que el gobierno del estado ha asestado fuertes golpes a la delincuencia, como la detención de tres presuntos integrantes del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), por el asesinato del subdelegado Gregorio García Cruz, con base en Rodríguez Clara. Apenas un día después los agresores fueron detenidos e identificados como miembros de una banda que operaba en la Cuenca del Papaloapan, Rodríguez Clara y en los límites de Veracruz con Oaxaca. Lamentablemente los tentáculos de ese pulpo se regeneran a pasmosa velocidad a la que solo con estrategias e información de inteligencia será posible rebasar.