Tras dos meses de ocupar la alcaldía xalapeña Hipólito Rodríguez sigue en actitud de opositor electoral y en vez de sentarse a atender la problemática municipal para al menos intentar resolverla dedica tiempo y esfuerzo para señalar defectos de la administración antecesora, lo cual no es del todo ocioso si se hace con afán de transparentar e informar a la ciudadanía. Pero si difunde que la administración anterior registró obras en “Calles que en la realidad no existen, solamente en los papeles de los funcionarios que nos antecedieron en este palacio. Funcionarios que fueron cómplices de actividades absolutamente irregulares puesto que avalaron que en el papel aparezcan obras públicas que jamás tuvieron una realidad empírica”, entonces está obligado a presentar la denuncia correspondiente, porque de otra manera se expone a que le exijan las pruebas de su dicho o quedar como simple hablantín.