* Héctor Yunes, orden en el PRI

Por Iván Calderón

  Mientras en las mediciones electorales (las reales) el candidato a la gubernatura de Veracruz por MORENA Cuitláhuac García Jiménez se desploma, el aspirante presidencial Andrés Manuel López Obrador se mantiene en su equilibrio, digamos, natural.

  Y no solo eso, los mismos 31 puntos de intención de voto que tiene AMLO en la entidad, los iguala el panista Miguel Ángel Yunes Márquez, personaje que se ha posicionado en las encuestas estatales y se entrevé como quizá el fuerte contendiente en el arranque de la campaña.

  Indudablemente lo anterior ha venido a encender los focos rojos en el búnker del Movimiento de Regeneración Nacional.

  Si se van a los números, Cuitláhuac García estaría prácticamente perdido en la elección a gobernador. Y lógicamente la estructura de MORENA tratará de cuidar el voto para don López, pensando ya no en Veracruz, si no en el proyecto de Nación.

  En pocas palabras, a García Jiménez lo estarían dejando solo con el poquito más del medio millón de sufragios que pudiera generar. Y con él, se arrastrarían a los candidatos al Senado de República, quienes ya no pueden confiarse en las tendencias; ya que dentro del periodo de pre y de inter campaña el aspirante por la alianza “Por Veracruz al frente” Miguel Yunes superó a Cuitláhuac, e igualó a Obrador, en un proceso que será muy cerrado.

  Para nadie es un secreto que el “Cuit” no levanta, ni con grúa.

  La neta.

  El suspirante que ya conoce la derrota, no prende emociones entre las y los veracruzanos, y solamente a la llegada de su mesías tropical, es cuando acelera sus posibilidades.

  Sin embargo, para pena de García Jiménez, Obrador no podrá hacer una eterna campaña en el estado.

  De esta manera, y aun cuando los politólogos menosprecien el “voto cruzado”, ya que las estadísticas demuestran que los electores tienden a votar por un solo color. Al parecer en Veracruz se pudiera dar tal fenómeno, y más aún zonas urbanas, de clase media y media alta, donde los sectores luego de conocer la oferta electoral deciden votar por opciones distintas.

  Caso específico en municipios gobernador por MORENA, donde después de lo decepcionante que resultaron sus administraciones como en Xalapa o Coatzacoalcos, quizá pueda existir un voto asegurado para Andrés Manuel, mas no para Cuitláhuac, ante la desconfianza, sentido inexperto e ineptitud que el candidato inspira.

POR CIERTO, de manera urgente el ahora coordinador de la campaña de José Antonio Meade en Veracruz debe de iniciar una operación cicatriz. El priismo hoy más que nunca necesita a Héctor Yunes Landa quién debe de venir a meterle carácter y orden al esquema tricolor, puesto que sorprendentemente, cuando se pensó que el ex alcalde de Xalapa, Américo Zúñiga y ahora líder del Comité Directivo Estatal del PRI pudiera ser un factor unificador, resulta que en varias regiones del estado, los rojos están que trinan ante la imposición de candidatos a diputados endebles que pudieran resultar “a modo”, tal es el caso de la región de los Tuxtlas y parte del sur.

  Pero no solo eso, Yunes Landa debe de acercarse apremiadamente a los líderes naturales, de opinión, dirigentes de organizaciones y personas representativas de cada zona veracruzana. Pues ante la tibieza de la misma dirigencia, son los mismos tricolores quienes le hacen “ojitos” a otras opciones políticas, ya que en diversos casos son escuchados, pero sin respuesta alguna. O de plano ni son tomados en cuenta.

@IvanKalderon

ivancalderonflores@nulloutlook.com

www.eldelsur.com