Imagen del Golfo- 2018-04-0912:00:37- Luis Ferrer / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO

(I PARTE)

Grupos del narco pelean ya por el control de cárceles en Veracruz. El Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) busca arrebatar a facciones de Los Zetas la hegemonía que aún mantienen al interior de los penales del estado, advierte el activista Filiberto Luis Rodríguez Pérez. Deplora el papel del Gobierno de Veracruz en esta disputa, pues por momentos ‘huele’ a complicidad.

Filiberto Luis Rodríguez Pérez pasó preso más de ocho años recluido en centros penitenciarios de la entidad tras ser denunciado por el delito de fraude para acallarlo y que dejara de sus acciones de activismo en el sur de Veracruz. Advierte que siendo reo, se enteró desde hace dos años de la versión de que Jalisco Nueva Generación buscaba asumir el control total de los penales en Veracruz.

¿La respuesta del Gobierno del Estado? Negar los autogobiernos del narco en los penales estatales.

Desde el arribo de Los Zetas a Veracruz han pasado dos gobernadores priistas, el PAN se ha hecho de la gubernatura en alianza con el PRD y la organización delictiva no pierde su influencia en los penales. Ni la caída del liderazgo absoluto de Miguel Ángel Treviño Morales, el Z 40, ni la irrupción en Veracruz del cártel de Rubén Oseguera Cervantes, alías ‘El Mencho’, habían logrado que Los Zetas vieran afectadas de manera significativa sus operaciones al interior de las cárceles de la entidad: venta de droga, materiales para los talleres, alcohol, prostitución, agiotismo, cobros de piso y extorsiones a los presos y a ciudadanos al exterior de los reclusorios, advierte Filiberto Luis Rodríguez Pérez. Pero recientemente han sido puestos en jaque.

(Ellos mismos lo comentan: que hay amenazas del Cártel de Jalisco de que va a entrar (a las cárceles de Veracruz) y los van a sacar. Pero todavía no se da. Sigue la delincuencia organizada dentro de los penales”…

NARCOMANTAS EN 2 PENALES Y LA SOMBRA DEL CRIMEN TRAS SSP

Hace algunos días, en torno al Duport Ostión y La Toma aparecieron narcomensajes que evidenciaron la pugna entre grupos delincuenciales. Redes sociales y blogs difundieron las imágenes. Asimismo, sobre la carretera Cosoleacaque- La Tinaja una amenaza contra un mando de Jaime Téllez Marié en la SSP, por presuntamente proteger a una organización delictiva, fue colocada por sus rivales en una manta en un puente peatonal.

“(Los Zetas) siguen mandando en los penales. Es más, están atrincherados en Coatzacoalcos. Hacen cambios. Mueven gente (…). Al ‘Comandante Córdoba’ lo trajeron a Pacho. Desmantelaron a un grupo de Los Zetas. Pero luego mandan a los de Amatlán a Coatzacoalcos y sigue el mismo grupo criminal… Ellos tienen teléfonos celulares. Por eso muchos secuestros, extorsiones desde dentro del penal. Tienen sus líneas telefónicas. No rinden cuentas al director. Todo su mundo es aparte. Sus negocios. Y desde la cárcel se planean hasta cobros de piso. La droga entra porque el jefe de Plaza la surte al penal”, denuncia el activista.

Rodríguez Pérez, primeramente defensor ambiental y actualmente promotor de los derechos humanos en los reclusorios, asegura que en el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares no ha combatido la estructura criminal de control en los 17 Ceresos. Por ello, sostiene que el gobernador panista incurre en incumplimiento de un deber legal, extorsión, omisión y complicidad.

TÉLLEZ MARIÉ, BAJO SOSPECHA

“No hay reinserción social. Eso es una gran mentira. En los penales de la entidad, todo es negocio”, dice. Es más fácil conseguir droga ahí que en la calle. Y añade: en torno al Gobierno de Veracruz, se propaga un ‘olor’ a complicidad con alguno de los grupos delictivos. El papel de Jaime Téllez Marié genera suspicacias por su presunción de narconexos, advierte Filiberto Luis Rodríguez Pérez.

Poco antes del reciente motín en el penal de La Toma, el Cártel de Jalisco había mandado un mensaje intimidante contra tres criminales rivales: Manuel Escalona, “El Cachorro”; Josele Márquez, “El Chichi”, y José Rolando Palacios, “El Viejón”.

“El Chichi” está implicado en el asesinato de la periodista Anabel Flores Salazar, en 2016 junto con “El Cachorro”.

En un audio que circula en las redes se escuchan las voces de dos los criminales que formaron parte de la violencia generada, quienes denuncian que el secretario de Seguridad Pública, Jaime Téllez Marié, los amenazó de muerte.

Audio de denuncias de mandos criminales contra Téllez Marié

https://www.youtube.com/watch?time_continue=4&v=JlLClBMdVwI

Manuel Escalona Barradas acusó: “El secretario de Seguridad Pública, Téllez Marié, me pidió que me entregue. Me voy a entregar y estoy vivo. Pero me dijo que me voy a entregar y me va a matar. Lo mismo que a otro compañero. Me voy a entregar. Estoy vivo, pero me voy a entregar en manos del secretario de Seguridad Pública, Téllez Marie”, se escucha a “El Cachorro”.

Y su cómplice secunda: “Yo (soy) Josele Márquez. También me voy a entregar. Soy interno del Cereso. Ya el Secretario de Seguridad nos amenazó que bajando nos va a matar. Pero para que vean que estamos vivos, nos vamos a entregar. Estamos vivos y sin lesiones y 40 internos más que venimos vivos”, dice “El Chichi”.

El gobernador Miguel Ángel Yunes Linares negó que algún funcionario de su administración los haya amenazado de muerte. El mandatario aseveró que escuchó el audio que circula sobre el motín, confirmando que pertenece al evento ocurrido, pero rechazando que hayan existido amenazas de muerte contra los responsables por parte del secretario, Jaime Téllez Marié.

Sin embargo, en un ‘desliz’ el propio Yunes Linares reconoció que su gobierno desde el año pasado conocía sobre las actividades ilícitas en las que participaban los reos y por ello se buscaba enviarlos a cárceles de máxima seguridad. Su poder seguía intocable. Por ejemplo, admitió, Josele Márquez Balderas desde el penal seguía operando en la zona para el crimen organizado, pese a haber sido aprehendido en 2016.

En 2016, Yunes Linares anunció que sería trasladado a otro penal, pero trascendió que tramitó un amparo dentro del expediente 140/2018 del índice del juzgado Primero de Distrito en Veracruz.

“El Cachorro” y “El Chichi” fueron trasladados junto a los internos José Rolando Palacios Ramírez, “El Viejón” y Ángel Rojas Benítez, “La Paloma”, después de que se controlara la situación en el penal veracruzano.

Para el activista en pro de los derechos humanos de los reos, Filiberto Luis Rodríguez Pérez, la disputa entre cárteles por los penales de Veracruz apenas comenzó. Es una bomba de tiempo que podría estallarle al próximo gobernador de Veracruz y al próximo presidente de la República, advierte.