Veracruz- 2018-04-0814:04:01-  Médicos y enfermeras protestaron frente al Ayuntamiento de Poza Rica para exigir justicia y liberación del traumatólogo Luis Alberto Pérez quien fue detenido por presunta negligencia médica en contra de un niño que murió por sobredosis de anestesia en Oaxaca.

Los inconformes, la mayoría trabajadores del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) exigieron que dejen de criminalizar a los médicos y que no los juzguen de manera penal, sino a través del código civil, pues insistieron en que ningún trabajador de salud, tanto pública y privada, daña a sus pacientes.

La presidenta del Colegio de Anestesiólogos de Veracruz, sede Poza Rica, Célica Elda Rodríguez Gómez afirmó que la Federación Mexicana de Traumatología considera que están criminalizando a los galenos al aplicarles juicios que les corresponden al área penal cuando deberían ser de carácter civil.

“Estamos preparados para trabajar y cuidar a nuestros pacientes, pero sale de nuestro control cuando los pacientes presentan reacciones indeseables a los medicamentos”, refirió la enfermera que participó en la manifestación.

Además del traumatólogo, en ese caso también fue denunciada una anestesióloga por lo que prevén que próximamente le giren la orden de aprehensión. Los protestantes afirmaron que respaldarán a sus compañeros involucrados en la muerte del niño Edwar, ocurrida el año pasado en Oaxaca.

Los trabajadores del IMSS e ISSSTE declararon que confían en que las autoridades les brinden apoyo ya que “ningún médico se levanta pensando a quién le causaron daño”, refirió la presidenta del Colegio de Traumatólogos de Poza Rica, Lucía Martínez Islas.

ORIZABA SE SUMA

En demanda de la libertad inmediata del traumatólogo pediatra Luis Alberto Pérez Méndez, quien fue declarado culpable de homicidio doloso por un juez de Oaxaca, médicos de Orizaba alistan su salida en una marcha que se replicará en 89 ciudades más del país.

Joaquín Hernández González, neurocirujano del sector salud, explicó que en días pasados fue detenido el doctor Pérez Méndez luego de que en noviembre pasado atendiera a un menor accidentado que falleció.

Mencionó que el menor fue llevado por su familia al hospital civil de Oaxaca pero por algún motivo no pudo ser atendido ahí, al parecer porque estaban en paro, por lo que se dirigieron a un hospital privado, en donde el médico lo sometió a una cirugía en el brazo.

Desafortunadamente, abundó, el menor presentó shock anafiláctico por reacción a un medicamento, por lo que tuvo paro cardiaco, y aunque se le hicieron maniobras de resucitación y se le llevó a otro hospital privado, falleció.

Comentó que los familiares se inconformaron y un magistrado de Oaxaca determinó que era culpable de homicidio doloso al haber dado la atención médica en un hospital que no contaba con los recursos necesarios para atender una complicación mayor.

Refirió que esto sienta un precedente peligroso, pues los médicos lo que hacen es tratar de salvar la vida del paciente con lo que haya a la mano, ya sea que no haya instrumental suficientes, camas en terapia intensiva u otros insumos, pues lo que desean es salvar la vida de la persona.

Agregó que siempre hay riesgos, pues un paciente puede morir hasta por una vacuna o un medicamento.

Por su parte, Heriberto Rossete Martínez, presidente de la Asociación Nacional Libre de Médicos del IMSS, mencionó que este movimiento se llevó a cabo en 90 ciudades del país en solidaridad con ese especialista injustamente encarcelado.

“Nosotros no somos criminales, hacemos esfuerzos por sacar a nuestros pacientes adelante a pesar de tantas carencias que hay en el sector salud”, indicó.

Los médicos caminaron desde la entrada de este municipio en los límites con Río Blanco, subiendo hacia Colón para manifestarse unos minutos ante el palacio municipal, de donde continuaron hacia el parque Apolinar Castillo, donde concluyó su movilización.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO