La señora Zavala declinó utilizar el pírrico financiamiento público para su campaña, por lo cual peregrina por México extendiendo la charola para obtener recursos económicos que le permitan competir con decoro imponiendo cánones en esta nueva experiencia electoral que es la figura de “independiente”, aunque debiera ser “sin partido”. Según reporta el INE, doña Margarita ha obtenido donaciones por 5 millones de pesos, sus mecenas son: Alberto Baillères González, Alejandro Baillères Gual y Juan Bordes Aznar; sin duda, la diferencia del recurso disponible para los candidatos de partido es abismal, inequitativo e injusto respecto de los independientes. Esa será una de las tareas que el legislador deberá atender cuando se discutan las reformas a la norma electoral; pero ¿a qué le tira Margarita? a sentar un precedente histórico, aunque sin estructura y en desventaja de aportaciones económicas para ella será difícil ganar esta contienda. Pero aprovechara para devolverle a Anaya el “favor” de su salida del PAN y, a la vez, será la primera del género femenino que concurse como “Independiente” demostrando que “sí se puede” cambiar al Sistema Político.