Es verdad que el enojo social de una gran porción de mexicanos acerca sus simpatías a la candidatura de López Obrador; también que pudiera catalogarse como un voto duro por su alta dosis de irreflexión pues están con AMLO porque personifica la imagen del antisistema, pero ¿será suficiente para ganar esta elección presidencial? El candidato d MoReNa se siente seguro y se permite asegurar una intención del voto a su favor del 50%, es decir, “este arroz ya se coció”. Sin embargo, está comprobado que actualmente en ninguna democracia de occidente es posible adelantar victorias en base a encuestas que al final resultan absolutamente inexactas y con pronósticos bastante erróneos.