Un escalofrío recorrió anoche el país entero, sin excluir a Veracruz, claro está.

Miles, millones de hogares de políticos se cimbraron cuando Jaime Rodríguez “El Bronco” dijo que de ganar la Presidencia impulsará una reforma en el Congreso para cortar la mano, literal, a todos los funcionarios públicos corruptos.

Se supo que miles, millones que veían y escuchaban el debate sufrieron de inmediato de convulsiones, algunos perdieron momentáneamente el habla, otros empezaron a echar espuma por la boca y aun cuando los ojos se les fueron de lado a todos, no dejaban de ver sus muñecas.

Anoche mismo se supo que las farmacias de Xalapa, Veracruz, Boca del Río y de casi todo el Estado repentinamente aumentaron sus ventas de ansiolíticos al grado que se agotaron, pero también que se vendieron kilómetros de rollos de vendas porque muchos políticos pidieron que les vendaran sus muñecas para que pudieran dormir pues se las imaginaban sangrando.

¿Quién ganó el debate?

Me quedo con la percepción de que no sólo ninguno pudo noquear a Andrés Manuel López Obrador sino que no le causaron daño que haga pensar que lo van a hacer caer en las encuestas.

Este debate era la prueba de fuego que tenía el TUCLO (Todos Unidos Contra López Obrador) para tumbar al tabasqueño, pero fracasó, rotundamete, según mi percepción.

A mi juicio “El Bronco” fue de lo mejor, dio la sorpresa como hace seis años lo hizo Gabriel Quadri, y verdaderamente me decepcionó José Antonio Meade porque no llevó nada que impactara a los mexicanos e hiciera pensar que no sólo va a descontar la desventaja que tiene sino que va a remontar. Dejó ir una gran oportunidad para avanzar. Margarita, na’. Anaya ni fu ni fa.

AMLO jugó apegado al librito y, como había venido advirtiendo que no lo haría, no se dejó enganchar ante las provocaciones de sus adversarios. Cerró bien. Lo hizo bastante bien.

Opino que el diario El País reflejó puntualmente el resultado del debate: “López Obrador sobrevive al primer debate electoral”, tituló de inmediato con letras grandes su nota alusiva. Luego cambió el encabezado pero no el sentido: “López Obrador sobrevive pero sin arriesgar a los ataques del primer debate electoral”.

Ese periódico, uno de los 20 más influyentes del mundo, colocó enseguida debajo de ese gran titular otro, de una nota no menos llamativa: “AMLO abre espacio con el resto de los candidatos y ya tiene un 85% de probabilidades de ganar”.

El subtítulo resumía la nota: “Una nueva predicción electoral de EL PAIS coloca al líder de Morena como presidente más probable (85%), seguido de Ricardo Anaya (12%) y José Antonio Meade (3%)”.

El debate a veces me aburrió. Repitieron lo mismo y los argumentos se les agotaron sobre todo a Anaya y a Meade cuando Andrés Manuel no les siguió el juego y no cayó en su provocación. Fallaron sus asesores y les va a costar caro.

Vino Bill Gates; ¿y el Gobernador?

Desde el sábado, en las redes sociales empezó a correr la especie de que se hallaba en Xalapa Bill Gates el cofundador de Microsoft, cuya fortuna la estima la revista Forbes en 89,200 millones de dólares, lo que lo convierte en el segundo hombre más rico del mundo, de acuerdo a información que proporciona Wikipedia, la enciclopedia libre.

Ese día, en las mismas redes se dijo que no, que se trataba de su hija Jennifer Katharine Gates, quien había venido a participar en un concurso hípico.

Pues sí, ayer domingo resultó que sí, que estaba en Xalapa el mismísimo referente mundial de la era digital, del Internet, un ícono del siglo XXI. Wikipedia refiere que antes de que estallará la burbuja de las puntocom, su patrimonio neto ascendió a 136,000 millones de dólares, lo que lo convirtió en la décima persona más rica en toda la historia de la humanidad. Fiuuu.

Wikipedia misma explica qué es búrbuja puntocom. Es un término que se refiere a un periodo de crecimiento en los valores económicos de empresas vinculadas a Internet. Esta corriente económica especulativa muy fuerte se dio entre 1997 y 2001. Durante ese periodo, las bosas de valores de las naciones occidentales vieron un rápido aumento de su valor debido al avance de las empresas vinculadas al nuevo sector de Internet y a la llamada nueva economía, dice la enciclopedia libre.

Entre otras cosas, este personaje preside, junto con su esposa Melinda, la Fundación que lleva el nombre de ambos, “dedicada a reequilibrar oportunidades en salud y educación a nivel local, especialmente en las regiones menos favorecidas”, dice también Wikipedia.

La noticia de su visita la tuvieron bien guardada quienes lo invitaron y trajeron, explicable por motivos de seguridad de su persona, y no empezó a conocerse hasta que se empezaron a divulgar las primeras fotografías de su presencia en el Club Hípico Coapexpan, en Xalapa, donde se celebró la Copa Mundial de Naciones Cinco Estrellas, organizada por la Federació Ecuestre Mexicana.

Pero por más que busqué y busqué y busqué tanto en Google como en Facebook y Twitter y en los portales que publicaron fotografías, en ninguna encontré una en la que se viera al gobernador Miguel Ángel Yunes Linares acompañando y atendiendo a tan significativo visitante, vamos, siquiera entre el público asistente, o por lo menos una en la que hubiera ido a recibirlo donde aterrizó, pues Bill Gate sólo hay uno en el mundo y que haya dedicado tiempo para venir a Veracruz y a su capital era todo un acontecimiento.

¿Qué pasó? ¿Se la pasaron de humo a propósito los millonetas miembros de tan selecto club? ¿Acaso ni siquiera lo invitaron al evento, a inaugurar o a premiar a los ganadores? ¿Lo hicieron molestos por el atropello que cometió la Fiscalía General del Estado que ordenó catear y asegurar las instalaciones del Club Hípico Briones, contiguo al de Coapexpan, acusando que era de Karime Macías lo que resultó falso?

Que se recuerde, los miembros del Club invitaban al gobernador Javier Duarte a sus eventos. Por ejemplo, recién estrenado en el cargo, el 11 de mayo de 2011 asistió a presenciar un concurso internacional de salto y ponderó entonces la seguridad que se vivía en Veracruz lo que, dijo entonces, permitía la celebración de eventos internacionales como ése de salto o el de salsa, que se celebraba entonces.

Pero en los siguientes año siguió yendo a premiar a los ganadores, incluso en algunos eventos participó Karime Macías.

Malas noticias, sin duda, para el gober: Anaya se desploma y no sólo pide ahora el voto útil del PRI sino que su asesor de asesores Jorge Castañeda abre la posibilidad de que el Frente se alíe al PRI; López Obrador sale indemne del debate y crece y crece y los morenos en Veracruz se preparan para cobrarse las afrentas de los yunistas panistas; Silvano Aureoles, gobernador de Michoacán, le da la espalda a Anaya y se suma a Meade. Uf. Y para colmo, esta semana pueden incorporarse a la campaña de Pepe Yunes operadores que conocen muy bien a los Yunes Linares-Márquez que pondrán de lleno en la batalla, en plan competitivo, al joven político de Perote. Ah, y ya se vio que los millonetas del Club Hípico Coapexpan no jalan con la causa azul. ¡Qué inicio de semana!