Los Políticos
Por Salvador Muñoz

Si vio el debate, puedo preguntarle sin apasionamiento alguno, desprendiéndose de filias o colores, a su juicio, ¿quién cree que perdió en este pasado debate? Conste, no digo “quién ganó” porque al final, el amor por la camiseta pesa. En lo particular, tengo dos respuestas: Margarita Zavala y Andrés Manuel López Obrador.

En el caso de Margarita, me parece decepcionante su participación y en algunos momentos, hasta se me hizo sobreactuada algunas de sus posiciones o propuestas, en las que parecía estar grabando un spot y se le olvidara que estaba en un debate. Pudiera decir que la sentí “acelerada” o demasiado efusiva.

En el caso de López Obrador, hay que precisar unas cosas, como el porqué le “echaron montón”… porque es el puntero, porque es el rival a vencer. ¡Vamos! ¡Es el Goliath del que todos quieren ser su David! También, siendo francos, le faltó ser concreto en sus propuestas y parecía que con ese hablar cancino lo que pretendía era que su tiempo se agotara. Agregue que lo que alcanzó a decir fue mucho de lo que en sus spots habla y por ende, si dijo algo, no aportó nada nuevo en su discurso.

Insisto… es mi percepción… pero, a qué voy con esto…

En el militante del PRI, del PAN, del PRD, de Morena y hasta en los seguidores de los independientes, es claro que su candidato fue el triunfador. Habría que ver en el ciudadano indeciso, en el que no tiene bandera, en el que no vio el debate, cómo responde al saber que en redes sociales o en algunos medios, manejen que Equis o Ye resultó vencedor en el primero de los tres debates que se tienen programados y entre ellos no estaba AMLO. Quizás entonces no les extrañaría si en unos días, sale una nueva encuesta con base en el Debate y la distancia que había entre el puntero y el resto de los contendientes se redujo.

El próximo 20 de mayo ha de celebrarse el segundo debate presidencial en Tijuana… es obvio que López Obrador ha de mantener la delantera para esa fecha, quizás ya no tan amplia como la que tenía antes del primer debate… conste… lo estoy suponiendo, que no deseando.

En este potencial escenario, hay de dos:

El primero) Andrés Manuel López se presenta y le vuelven a hacer bullying electoral el resto de los contendientes y él asumirá la misma conducta que tuvo en el primer debate: evasiva.

El segundo) No asiste y los contendientes exhibirán el lugar vacío y los memes del “Pues no llegué” volverán a resurgir.

Al final, es seguro que se repetiría un triunfador Equis o Ye que los medios y redes sociales posicionarían y créalo, saldrían encuestas y más encuestas y Equis y Ye ya estarán tan cerca de López Obrador que entonces, habrá quienes recuerden el papel de Andrés Manuel en las encuestas donde si mal no se recuerda, en el 2006, inició arriba, y a una semana de las elecciones, lo rebasó por una botella Felipe Calderón Hinojosa. En el 2012, empezó en segundo lugar y acabó en segundo lugar.

Para el tercer debate, el 12 de junio en Mérida, es posible que ya muchos vean hasta normal el descenso del puntero o ascenso de los candidatos con respecto al puntero… y bajo el supuesto de que participe el de Morena, difícilmente se le auguraría un buen resultado… habrá quienes digan entonces pasado el debate, que se vislumbra el triunfo en las urnas de Fulano por encima de López Obrador. Para ese entonces, muchos habremos comprendido realmente para qué sirven los debates y no precisamente para generar memes, sino para crear escenarios que vender y provocar repuntes en las encuestas… aunque, insisto, esto no es mi querencia, es un escenario en el imaginativo de quien escribe, producto de lo que se espera en estos días después de este primer debate.

 

smcainito@nullgmail.com