El de Amado Cruz Malpica y MoReNa es un clásico ejemplo del porqué quien se excede en confianza corre el riesgo de perder aún cuando las circunstancias favorecen. Por supuesto, el OPLE en Veracruz no se ha ganado la confianza ni de la ciudadanía ni de los actores políticos de la actual contienda electoral, pero tal condición no obsta para que, en apego a Derecho, el órgano electoral se abstenga de decidir en consecuencia. Si otra cosa no ocurre, el actual coordinador legislativo de MoReNa en el Congreso local, Amado Cruz Malpica, quedaría fuera de la posibilidad de reelegirse como diputado por Coatzacoalcos, porque según el Convenio de Coalición esa plaza le corresponde al PES, no a a MoReNa. Alguien cometió el error de confiarse y ahora culpan al OPLE, es el mismo cuento aquel de la partera.