Dialogando
Por Abel Domínguez Camacho

En la entrega anterior hice énfasis en lo que, en mi opinión, resta por hacer a los candidatos de la Coalición Todos por México(https://abel-dialogando.blogspot.mx/2018/04/el-deslinde-obligado-de-los-pepes.html); Pepe Yunes arrancó campaña ayer en su tierra natal Perote, tendremos tiempo para darle seguimiento sin arrebatarnos la nota y, desde luego, a los otros candidatos al gobierno del estado de Veracruz.

Hoy les comparto algunos apuntes sobre el candidato de la Coalición Juntos Haremos Historia a la presidencia de la república, Andrés López (así como dije solamente Pepe Yunes); siendo puntero y por mucho según las encuestas, resulta difícil pensar en que a dicho candidato le haga falta algo para mejorar, seguramente no pero, quiero reflexionar sobre pequeños detalles. Omito opinar sobre el candidato-de dicha coalición-al gobierno de Veracruz.

Después de tantos años de no vivir en su tierra natal, me resulta difícil aceptar que Andrés López siga hablando choco y peor, que lo haga de manera tan acentuada, yo digo mas bien de forma exagerada; en mi opinión ha sido solamente una de sus primeras estrategias vendedoras y le ha funcionado-he insistido en que es el agarrapendejos mayor de la historia moderna del país-.  Ya lo imagino pidiéndoselas a su esposa, con ese acento choco, “mi amorj pajame…las pantumflajs por javor”. Creo que debe dejar de engañar a los mexicanos, seguidores o no, justo ahora que se acercan las elecciones, no va a pasar nada, logrará mayor aceptación.

Después del primer debate, el pasado domingo 22 de abril, Andrés López se quejó de los ataques recibidos por los otros candidatos, y volvió a su frase ya hecha de la guerra sucia y la mafia del poder; no se podía esperar otra cosa si él es el puntero, en la guerra y en el amor todo de vale. Él mismo tiene muchísimos años insultando y menospreciando, en primera instancia a las instituciones y, en segundo término a los diferentes actores que descalifica y etiqueta como la mafia del poder, solo tienes que opinar diferente y listo.

Resultado de los ataques en el debate, tuvo la ocurrencia de pedir a todos sus seguidores-eso se llama incitar a…-para que a través de las redes respondieran por él, con memes e información que diera cuenta de los actos propios de la mafia del poder, enlistando a algunos personajes. Vuelve a hacer uso y abuso de la sociedad y, lo acepte o no, tiende a polarizar y sembrar encono. Creo que debe centrase en propuestas claras y viables, aunque en ello no haya reparado en el debate.

La sociedad mexicana se caracteriza por su religiosidad, aunque esta sea dominical, y en su mayoría son católicos y, guadalupanos. Al parecer Andrés López es contreras, bueno eso ya lo sabemos, me refiero a que es “no católico”; aludir en tono de chunga que ha invitado al papa Francisco para participar en una especie de debate sobre la amnistía-que han tratado de explicar y complicar sus asesores y seguidores-resulta por demás ofensivo para los millones de mexicanos católicos, muchos en edad de votar, aguas!.

De igual manera, se ha venido mofando o agarrando de pendejos a los mexicanos con el asunto del avión presidencial, en el debate salió con la tarugada de decir “ya se lo mandé a ofrecer a Trump”, no esperaba replica y trastabillo cuando le preguntaron acerca de la respuesta. Ya muchas teclas nos han inundado con sus frases, que para algunos son chuscas pero que, para otros, son una verdadera tomadura de pelo.

Ciertamente los mexicanos no son tontos para observar tanta corrupción e impunidad, pero también es muy claro que al mexicano promedio le indigna, le molesta que le quieran ver la cara de pendejo con charlatanerías y ocurrencias.

Si Andrés López no cambia su estrategia para dirigirse a los mexicanos, el 01 de julio se le puede revertir, aunque él y sus seguidores anticipen fraude electoral. No olvidar la sentencia popular: del plato a la boca, se cae la sopa. Lo sabe por experiencia.