A Ricardo Anaya le ha afectado la acusación que pesa en su contra de lavado de dinero por la compraventa de una nave industrial, este asunto le ha restado brío a su campaña porque le impide total concentración; más ahora que el chofer de Manuel Barreiro, Luis Alberto “N”, supuesto representante de Manhattan Master Plan Development, la empresa que compró a Anaya Cortés la propiedad por 54 millones de pesos, esa empresa aparece en una lista de empresas fantasma del Servicio de Administración Tributaria. Aunque Luis Alberto “N” aclaró no haber hecho contrato de compraventa con Donino Martínez Diez, suegro de Ricardo Anaya. Si bien la PGR se desistió contra Alberto López, la nave en cuestión es donada al Estado pero el pleito contra Anaya no termina allí.