México- 2018-04-0209:56:43-  El proyecto para la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), que impulsa el gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto y que es la obra de infraestructura más ambiciosa de la actual administración, tiene un complejo esquema financiero, que se viene elaborando desde hace más de 6 años.

La construcción de esta terminal aérea, ha sido muy cuestionado, sobre todo por el candidato a la presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, ya que dice que la obra es muy costosa, poco  transparente  y se está haciendo en una zona que se hunde, por lo que propone cancelar el proyecto.

La alternativa que propone el tabasqueño, por la posible suspensión definitiva de la construcción de la nueva terminal aérea si él gana las elecciones es la de habilitar dos pistas más a la base militar de Santa Lucía, en el estado de Hidalgo, con lo que podría ahorrar 200 mil millones de pesos.

La propuesta de López Obrador ha causado una gran polémica y nerviosismo entre los inversionistas, que temen que si se cancele el proyecto les ocasionaría enormes pérdidas.

La obra de la nueva terminal aérea en verdad es muy costosa y los contratos que se han otorgado hasta ahora han sido poco transparentes y en varios casos a empresas que han sido muy cuestionadas.

Los costos estimados para la Etapa 1 para llevar adelante la obra del NAICM, equivaldrían a 133 mil 980 millones de pesos, que estarían distribuidos de la siguiente forma:

    •  La infraestructura aeroportuaria mínima requeriría de 72 mil 700 millones de pesos.
    • Las obras hidráulicas demandarían 30 mil 290 millones de pesos.
    • Mientras que las obras complementarias (vialidades y sistemas de transporte masivo) se estima en 30 mil 990 millones de pesos.

Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) fue la entidad asignada desde los primeros meses del 2011 por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), como organismo ejecutor especializado del Gobierno Federal en la planeación, diseño, construcción y operación de aeropuertos, además de identificar los estudios de pre-inversión necesarios para desarrollar el proyecto de infraestructura de la nueva terminal aeroportuaria.

En  abril del 2013, la SHCP y la SCT, autorizaron, para la primera etapa del proyecto del NAICM, la utilización de recursos del patrimonio del Contrato fideicomiso 1936, hasta por 4 mil 752,554 millones de pesos que incluyó el IVA, (es un apoyo no recuperable de Fonadin) para efectuar, por conducto del fiduciario de ese contrato, el pago total de estudios, proyectos  ejecutivos, en forma independiente al presupuesto autorizado por la Cámara de Diputados para ASA, con la asistencia técnica de la CONAGUA, como autoridad en dicha materia, en forma independiente al presupuesto autorizado por el legislativo para ASA.

Aeropuertos y Servicios Auxiliares, como entidad contratante, fue designada por la SCT para realizar las actividades relacionadas con la administración y supervisión de 17 contratos vinculados con dichos estudios, los cuales, una vez desarrollados tuvieron un costo de 140 millones134 mil  pesos incluyendo el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y fueron pagados por Banobras, como fiduciario del fideicomiso 1936.

El 3 de septiembre de 2014, al presentar la SCT el Plan Financiero para la Construcción del NAICM, señaló que el costo de la obra ascendería a 169 mil millones de pesos (13 mil millones de dólares al tipo de cambio de 13.00 pesos por dólar), cifra que no consideraba los estudios, consultorías y asesorías que se habían venido atendiendo, y se continuarían realizando con recursos del fideicomiso 19361. La obra del NAICM estaría compuesta por:

    • Obras sociales por 4 mil 700 millones  de pesos.
    • Obras hidráulicas (lagunas, túneles y canales) por 16 mil 400 millones de pesos.
    • Diseño, ingeniería y gestión del Proyecto NAICM por 20 mil 500 millones de pesos.
    • Infraestructura aeroportuaria (terminal, torre de control, pistas e instalaciones auxiliares) por 127 mil 400 millones de pesos.

Para que se contara con los 169 millones de pesos necesarios para realizar la construcción del Proyecto NAICM, se determinó lo siguiente:

    1. El Gobierno Federal requeriría obtener y aplicar recursos fiscales por 98 mil millones de pesos y que la Cámara de Diputados se los autorizara en forma multianual al aprobar el Decreto del Presupuesto de Egresos de la Federación de cada año, en el presupuesto de la SCT, para su aplicación al Proyecto NAICM, gran parte de los cuales provendrían de los flujos excedentes de la Entidad Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (EAICM) que ascendían a 8, 300,000.00 miles de pesos anuales.
    1. Las empresas  EAICM y Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) pagarían al Gobierno Federal aproximadamente 71 mil millones de pesos  (equivalentes a 6 mil millones de dólares), como aprovechamientos por las concesiones de las que son titulares; recursos que se registrarían como ingresos fiscales excedentes y permitirían que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) autorizara ampliaciones líquidas al presupuesto de la SCT por el equivalente a dichos ingresos, durante los años que correspondiera.

La construcción del nuevo aeropuerto se dividió en 21 paquetes de licitación y mediante un esquema financiero mixto que contempla recursos públicos y privados para garantizar la obra sin presionar las finanzas públicas.

La SCT anunció el 26 de enero del 2015 el otorgamiento de la concesión al Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México para construir, administrar, operar y explotar el nuevo aeropuerto internacional.

De acuerdo con el título de concesión, el Grupo Aeroportuario podrá celebrar con terceros diversos actos jurídicos, como otorgar el uso y dar en arrendamiento superficies de la infraestructura aeroportuaria.

Al concluir el 2015, el presupuesto destinado para la obra del NAICM proveniente  del Presupuesto de Egresos de la Federación, era de 104 mil 396 millones de pesos. Cabe destacar que en el primer trimestre del 2016, la cifra aumentó en más de 75 mil millones, para quedar en 180 mil 122 millones 684 mil 677 pesos, de los cuales, según los contratos abiertos, hasta ese momento sólo se ha hecho uso del 1.31 por ciento.

El aumento presupuestal fue de 72.53 por ciento.

Esta cifra ya supera el doble de la inversión que tanto Presidencia como la SCT  anunciaron durante el 4 de septiembre de 2014, cuando se presentó el proyecto del NAICM. En aquella ocasión se comentó que se utilizarían 84 mil 500 millones de pesos del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) y 84 mil 500 pesos serían provenientes del capital privado.

En 2016 la Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó irregularidades en el plan de financiamiento y en las contrataciones del NAICM.

Entre las observaciones que sustentó para el año antepasado la autoridad fiscalizadora, encontró que el gobierno federal no lleva el control del costo de la construcción de dicho proyecto y que tampoco ha actualizado el valor de las obras a la fecha.

La ASF también señaló que lo erogado por el GACM entre 2014 y 2016 no coincide con el plan original de que el 58 por ciento fueran recursos fiscales y 42 por ciento privados, que provienen de los créditos bancarios y bonos.

“De 2014 a 2016, el GACM aportó 58 mil 851 millones de pesos al fideicomiso no paraestatal 80726 (31 mil 058 millones de pesos privados, el 52.8 por ciento, y 27 mil 792 millones de peso fiscales, el 47.2 por ciento).

En septiembre del 2016, se dio a conocer que la empresa mexicana Coconal y la constructora Cicsa, de Carlos Slim ganaron las licitaciones para construir las pistas 2 y 3 del NAICM, respectivamente. Coconal SAPI S.A. de C.V. conjuntamente con Constructora y Pavimentadora Vise S.A. de C.V. obtuvo el contrato para construir la pista 2, cuyos trabajos de construcción arrancarían el 26 de septiembre y tendrán una duración de 735 días naturales.

Para la Pista 3, la propuesta de Cicsa en consorcio con GIA, Prodemex y la Peninsular (empresas que pertenecen a Hipólito Gerad, Olegario Vázquez Aldair y Carlos Hank Rhon, respectivamente) fue por un monto de 7 mil 359 millones  pesos, la de menor precio en el concurso.

El pasado 20 de octubre del 2016 GACM  otorgó a un consorcio encabezado por ICA un contrato de procuración y construcción de la losa de cimentación de la nueva terminal área, por un monto de siete mil 555 millones 647 mil 477 pesos.

El GACM confirmó el pasado 21 de septiembre de 2016, la colocación de dos bonos en mercados internacionales por 2 mil millones de dólares, que le permitirán financiar la construcción del NAICM, y que serán pagados con los ingresos de la Tarifa de Uso Aeroportuario (TUA) que obtenga esa terminal, y los del actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

La ASF reportó también que el grupo aeroportuario no firmó el contrato para la losa de cimentación del edificio terminal en la fecha señalada del fallo, entregó el anticipo, al contratista ICA, de manera extemporánea y no se iniciaron los trabajos en la fecha pactada.

Un caso similar fue el de los pilotes de la torre de control, edificio terminal y del centro de transporte, el cual ganó Gami Ingeniería e Instalaciones. En dicho contrato, el anticipo se entregó 97 días después de la fecha de inicio de los trabajos.

Además reportó que para las obras de excavación de prueba, losa experimental y prueba de pilotes para el edificio terminal y torre de control del NAICM, el grupo aeroportuario adjudicó directamente a Cimentaciones Mexicanas SA de CV cuando ésta había sido una propuesta 61 por ciento más cara en un concurso previo de licitación desierto.

Un reportaje publicado la semana pasada por el portal Aristegui Noticias reveló que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) construyó la barda perimetral de la nueva terminal aérea, por medio de un contrato que le permitió encarecer casi al doble la obra, y por el cual también la dependencia pudo hacer uso de 2 empresas fantasma.

La obra ejecutada por la Sedena costaría mil 547 millones de pesos, pero el monto ascendió a 2 mil 930 millones de pesos, lo que equivale a un sobrecosto del 89 por ciento.

Las administradoras de fondos para el retiro (afores) Inbursa, Pensionissste, Profuturo y XXI-Banorte utilizarán parte del ahorro pensionario de los trabajadores mexicanos para invertir en la construcción del NAICM, informó la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

La institución responsable Indicó que a través del fideicomiso de inversión en infraestructura y energía (Fibra E), dichas afores participarán con 13,500 millones de pesos, monto que representa 45% de la oferta global de la emisión y 0.9% del universo total de activos gestionados por las cuatro administradoras.

Como vemos hay muchos recursos financieros en la nueva terminal aérea y demasiadas anomalías en su construcción y representa un gran riesgo para los trabajadores mexicanos que sus pensiones se  inviertan en un proyecto riesgoso y poco transparente.

SDP Noticias / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO