Según el INE 11.4 millones de personas vieron el debate presidencial por televisión, agreguemos a quienes lo observaron por computadora o celular y sumará un número mayor que en porcentaje sería el 8.5 del total de la población con credencial para votar, un promedio nada despreciable por cuanto que a través de este ejercicio el votante adquiere elementos de juicio para orientar su preferencia electoral; no es ocioso recordar que una ciudadanía mejor informada alcanza madurez democrática. En materia de debates vamos mejorando y habrá oportunidad para comprobar el impacto de esta modalidad de campaña sobre los resultados electorales.