Prosa aprisa

Por Arturo Reyes Isidoro

Cuando uno habla con Pepe Yunes, afirma con toda contundencia que él va a ser el próximo gobernador.
A mí siempre me llama la atención que lo dice con toda seguridad, sin titubear. Nunca, desde que es el candidato formal del PRI a la gubernatura, lo he escuchado abrir siquiera la posibilidad de que no va a conocer el triunfo.
Una de sus características es su congruencia como también su franqueza. Dice lo que piensa y cree y lo dice con tanta seriedad que a uno no le queda más que creerle.
El domingo estuvo en Veracruz José Antonio Meade, candidato presidencial del tricolor y amigo personal del senador con licencia, y sólo ponderó muy bien sus cualidades.
En entrevista para el corporativo Imagen del Golfo, Meade expresó su confianza en que el trabajo de Pepe en las distintas responsabilidades que ha tenido va a terminar siendo reconocida por los veracruzanos en las urnas.
“Frente a las contundencias que tiene Pepe como candidato, sus ventajas personales, la ventaja de su experiencia y de sus conocimientos, veo que hay mucha gente en Veracruz que puede dar fe de haber visto a Pepe trabajar, entregar alma y vida para que le vaya bien a su Estado”.
No escatimó ningún reconocimiento para el político de Perote al grado de que reveló que ha recorrido el territorio estatal con Pepe Yunes, “de quien he aprendido lo que es un buen servidor público”.
Dijo que le tiene tanta confianza a la candidatura del peroteño, que forma parte de su estrategia con la que espera ganar la Presidencia.
“El mejor perfil para Veracruz es Pepe Yunes; las mejores propuestas para Veracruz son las de Pepe Yunes y en una elección donde está en juego lo que muchos políticos han trabajado por años, en términos de construir un mejor destino para Veracruz y para el País, en Veracruz van a encontrar que la mejor combinación de los dos Pepes, Pepe Yunes y Pepe Meade, es una buena combinación”.
Hasta aquí quedémonos con que, de acuerdo a su afirmación, Pepe Yunes será el próximo gobernador.
Ahora marcha en tercera posición en las encuestas, pero faltan los dos meses de campaña, los debates, los recorridos por el Estado y las propuestas, el diálogo, con toda intensidad, con los veracruzanos. En fin.
Los números, las cifras, los porcentajes que hay hasta ahora seguramente se van a mover. Qué tanto. Estamos por verlo.
En corto, Pepe nos ha dicho que se ha puesto de plazo la mitad de la campaña para demostrar su avance.
Todo es posible y nada se puede descartar. Mientras tanto, vamos esperar lo que diga el transcurrir de los días, que sólo faltan ochenta y uno para ir a las urnas.
Pero… cosas de las circunstancias políticas, tan cambiantes como la vida misma. Si las elecciones hubieran sido ayer, o lo fueran a ser hoy, si a Pepe no le alcanzara su porcentaje para ganar, no habría duda que él junto con el presidente de su partido, Américo Zúñiga, tendrían el pandero en la mano para decir entonces quien sería el nuevo gobernante.
Lo digo ateniéndome a las cifras de Opinión Pública Marketing e Imagen publicadas en sus redes sociales y que recogió ayer SDPNoticias.com sobre la situación en los nueve estados donde se renovarán las gubernaturas.
Por lo que hace a Veracruz, habría un empate entre Miguel Ángel Yunes Márquez, con 31,2 de la preferencia ciudadana, contra 30.5 de Cuitláhuac García Jiménez. Pepe aparece en tercero con 19,6.
La diferencia entre los punteros es sólo de décimas, o sea, prácticamente, nada.
Si nos atenemos a esos porcentajes (ya advertimos que seguramente se van a mover con las campañas), ganaría por quien se sumaran los votos priistas, si es que los tricolores no quisieran que en especial ganara determinada persona.
Que se sepa, según trasciende, se inclinan por Morena, de tal forma que sumando fuerzas arrollarían al panista.
Creo que en el Palacio de Gobierno deben haber encendido ya los focos rojos y debe existir mucha preocupación porque ese empate técnico huele a derrota anticipada.
Porque con todo lo que se han gastado en la candidatura del azul, con la entrega de miles y miles y miles de despensas, con el sometimiento que han logrado de opositores, con los actos de campaña del gobierno disfrazados de beneficios sociales como la rebaja de multas, la devolución de pagos, la entrega de llaveros en la inauguración de obras, el reparto de cartas a domicilio exaltando alguna acción oficial, la compra de operadores de otros partidos, etcétera, no es para que su gallo estuviera empatado sino para que fuera en primer lugar por muy alto porcentaje, casi inalcanzable, como lo está ahora mismo Andrés Manuel López Obrador respecto a sus competidores.
Cabe pensar que el candidato panista ya llegó a su tope porque el gobierno ya hizo todo lo que podía hacer, hasta que llegue el día de la elección cuando podrá operar la compra de votos, pero el porcentaje de Opinión Pública Marketing parece estar dando la razón a los panistas panistas que vaticinaban que a los yunes azules no les iba a alcanzar con su política despensera.
Está documentado que anduvieron repartiendo despensas como locos por toda la geografía estatal, pero apenas si les ha alcanzado para empatar el primer lugar.
Es más grande el contraste si se toma en cuenta que ni el PRI ni Morena y sus candidatos han tenido para invertir el más mínimo porcentaje de dinero con respeto a todo lo que ha despilfarrado el yunismo azul.
Ni Pepe ni Cuitláhuac han andado repartiendo despensas ni han tenido recursos para intentar otras formas de promoción de sus candidaturas.
¿Cuánto más tendrá que gastar el aparato oficial para tratar de que su candidato se despegue y se coloque en un sitio en el que pueda ser inalcanzable?
Con el riesgo de que si ya no puede subir más, entonces lo único que le quedaría sería caer.
¿Alguien piensa que el priismo, de no tener posibilidad de ganar conforme se acerque el final de la contienda, va a orientar su voto hacia el yunismo azul, que lo ha estado hostigando y lo ha tratado de desmantelar hasta el máximo?
¿Alguien duda de que con tal de echar a los Yunes de Palacio, los priistas se pudieran sumar a la causa de Morena previa negociación en la que salieran ganando ambos?
Este texto es sólo un ejercicio de explorar futuros escenarios, pero que se puedan dar.
Hasta ahora nada está escrito y todo puede suceder, hasta que Pepe Yunes gane la gubernatura, o en todo caso oriente quien deba entrar al relevo. En uno u otro caso, será la figura relevante del proceso.
Llega Anabel a la Sedesol
Creo que sólo es cuestión de trámite para que la ya casi regidora con licencia del Ayuntamiento de Pánuco, Anabel Ponce Calderón, asuma la titularidad de la delegación de la Sedesol federal en el Estado.
Sólo un imponderable evitaría que en cualquier momento la huasteca asuma la nueva responsabilidad. Es una mujer trabajadora, responsable, profesional y con experiencia. Llega con todo el sello pepista.
Tava Ortega va por Pánuco
Ante los intentos de tratar de inhibir la participación de la exdiputada Octavia Ortega Arteaga como candidata a diputada local por el PVEM-PRI en el distrito de Pánuco, se sabe que las autoridades federales investigan ya los anónimos de que ha sido objeto y dispusieron todas las medidas para proteger su integridad. No sería nada raro que se produjeran algunas detenciones. Lo mismo va a aplicar para otros candidatos a los que se quiera atemorizar para que no participen.