Paulina Ríos

Los asesores del candidato presidencial buscan desesperados restablecer las relaciones con el gobierno federal, en primer término para buscar un arreglo judicial sobre las acusaciones de lavado de dinero, si no lo logran, no existe ninguna posibilidad de alcanzar la Presidencia de la Republica.

Trabajan en esta misión imposible Santiago Creel, Jorge Castañeda y Diego Fernández de Ceballos.

El pleito que provocara él mismo Anaya Cortés, con el gobierno de Peña Nieto es su única salida. Quiere aprovechar el acuerdo de Yunes Linares de apoyar a Meade Kuribreña a cambio de convertirse en el único rival con alguna posibilidad. Según sus asesores aceptan perder Veracruz a cambio de repuntar con el voto útil de los priistas resentidos.

Preocupó seriamente la caída de la encuesta del periódico Reforma de ser Ricardo Anaya el único candidato presidencial que cayera de 32 por ciento a 26. Los demás se conservan sin cambio, José Antonio Meade con el 18 por ciento, al igual que Margarita Zavala con el 5 por ciento y Jaime Rodríguez con el 3%. El único que creció fue López Obrador del 42 al 48 por ciento.