El principio de equidad es uno de los valores fundamentales en una elección popular, ese fue uno de los factores que en su momento impulsaron el nacimiento del órgano electoral autónomo (IFE-INE) para implementarlo en toda elección y que los aspirantes participen en igualdad de condiciones. Sin embargo, ahora que en Veracruz el OPLE autorizó a cada candidato al gobierno veracruzano a gastar 2.6 millones de pesos al día surge la interrogante cómo le va a hacer la señora Judith González Sheridan para gastarse 87 millones de pesos en su condición de candidata al gobierno veracruzano por el Partido Nueva Alianza, más 3.5 millones de financiamiento privado. La pregunta no peca de inocente, sabiendo cómo se la gastan en campaña los partidos políticos y más en ese simulacro de participación, pero en congruencia no cabe ninguna explicación para ese gasto, pues será un auténtico e insultante dispendio en un universo en donde la pobreza es visible por doquier.