Veracruz- 2018-04-2413:00:54- Heladio Castro/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO

Debido a presuntos malos manejos se desplomó la matrícula de la Universidad Popular Autónoma de Veracruz en esta conurbación, y ahora el reto es recuperarla porque aún tiene reconocimiento y validez oficial, afirmó Juan Ramón Rodríguez Salas, director solidario en la Zona Veracruz-Boca del Río.

Según él, el rector Carlos Raúl Velázquez Hernández se encontró con un verdadero caos a nivel estatal, situación que en esta conurbación fue particularmente grave.

“Al actual rector le tocó bailar con la más fea debido a las irregularidades de la anterior administración comandada por Maribel Sánchez Lara, que al parecer se le fue al monte con 42 millones de pesos que no sabemos dónde están.

“Se hizo una compactación mal planeada en la zona Veracruz-Boca del Río, mucho maestro quedó en la banca sin haber recibido sus pagos (…); hubo pérdida de pagos de cuotas voluntarias, historiales académicos de calificaciones, supuesto extravío de documentos”, explicó Rodríguez Salas.

Según él, por esas irregularidades se desplomó la matrícula estudiantil de la UPAV en esta conurbación y eso se tradujo en caída de ingresos económicos por inscripciones cuatrimestrales.

“En esta región les dejamos a ellos alrededor de 15 mil alumnos de diversas carreras como Ingeniería Mecatrónica, Psicopedagogía, Derecho, Administración de Empresas, etcétera, y Bachillerato; al darse la compactación la matrícula bajó severamente.

“Hoy no conservan ni el 20 por ciento de lo que era la matrícula anterior: estamos hablando de que si tienen 2 mil alumnos son muchos; al bajar la matrícula no hay entrada económica, y la cuota voluntaria asciende a 2 mil pesos por cuatrimestre”, subrayó.

Destacó que se firmó una minuta de acuerdos con el rector de la UPAV, Carlos Raúl Velázquez, para corregir las anomalías que éste encontró en esa institución educativa, y dijo que aceptó la gestión de 4 planteles en escuelas prestadas, pues recordó que no puede tener edificios propios.

Añadió que de 36 planteles de los que se disponía en préstamo los fines de semana, hoy sólo se puede trabajar en 4, con el malestar de sus directores como en el caso del Ilustre Instituto Veracruzano, cuyas instalaciones ya están muy dañadas debido a su antigüedad.

Se promoverá el regreso de los alumnos que desertaron de la UPAV, con la certeza de que sí se tiene el reconocimiento y validez oficial, además de recuperar documentos extraviados de los alumnos; y se garantizará el pago puntual del personal docente y la regularización de los pendientes.

Rodríguez Salas, quien también es coordinador regional de la Asociación de Académicos y Asesores de la UPAV, aclaró que esa institución siempre ha sido una opción válida para los estudiantes, pero dijo que los choques de intereses económicos y políticos afectan a un proyecto tan noble como ése.

Mencionó que a algunas escuelas de educación superior particulares no les conviene esa competencia y dijo saber que algunas universidades privadas tienen problemas por haber defraudado a miles de jóvenes.

Explicó que director solidario es una figura que no percibe un sueldo ni prestaciones y que su ganancia es aportar los fines de semana un poco de lo mucho que le ha aportado la sociedad al poder ser un profesionista.