Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

jrbcdiariolibertad@nullgmail.com

 

Como nunca una guerra ha llegado a su territorio -excepción hecha del “Centauro del Norte”, Pancho Villa (1878 – 1923)- bueno se le hizo al gobierno de Washington para atacar a Siria acompañarse de otros dos iguales de cobardes que ellos.  ¡Y luego entre los tres! aplicar la Ley del más fuerte…

Quizá por eso, acompañando su cobardía con el acomplejado francés -haciendo referencia a Edipo-; y de la inglesa que confirma lo dicho por Napoleón (1769 – 1821) “Las mujeres o son mejores o son peores que los hombres”. 

 

Tal vez el orate que vive en La Casa Blanca y sus titiriteros, creyeron que las consecuencias de su cobarde, injusto e ilegal ataque se quedarían de aquel lado del Atlántico, como siempre ha sido, y de nueva cuenta no les llegará a ellos.  Tal vez…

Pero hay que partir de la base de que nunca se probó nada de las armas químicas; y las suposiciones, como igual hicieron en Irak y las armas de destrucción masiva, les sirvieron de pretexto para violar las Normas y Tratados internacionales, pasando por encima de la ONU y sobre todo del Consejo de Seguridad.  Dando a pensar ¿para qué sirve el Elefante Blanco ese?; y lo que nos cuesta mantenerlo…

Por lo que todos los ciudadanos del mundo que no queremos que esto nos pueda suceder también a nosotros, deberemos, cada cual desde su trinchera, castigar este acto de insufrible prepotencia que no debe quedar de ninguna manera impune…

Hay que escarmentar a estos infelices, por cierto, los menos indicados para hablar de Justicia y de actos inhumanos en contra de civiles; cuando históricamente han sido colonialistas y genocidas…

Las acciones sionistas -el mesiánico Netanyahu fue el que orquestó todo, conminando a Washington a que bombardeara a Damasco- tienen que tener una respuesta del mundo libre…

El del hocico de trompeta con peluquín rubio, aunque es el que da la cara por los asesinos de escritorio, no puede salir ileso de este abuso de poder…

Y no se trata de responder de la misma manera; sería absurdo.  Hay que darles en lo único que les importa: el dinero.  Por solidaridad debemos de dejar de comprar todo lo que venga de esas tres Naciones…

Es inentendible que ellos, que han sido víctimas de terrorismo por parte de los yihadistas, sean los que atacaron a una Nación que lleva siete años luchando contra el llamado Estado Islámico…

A menos que se tome nota que “coincidentemente”, al mismo tiempo en que los cobardes lanzaban 103 misiles, los últimos yihadistas que quedan atacaron una base militar en el Sur de Damasco…

Por cierto que 71 de los misiles disparados contra de Siria fueron derribados por el Ejército Sirio; por lo que las declaraciones de Trump de que “El ataque fue perfectamente ejecutado”, es una baladronada.  Perder casi el 70% de los misiles no es un éxito- …

No los gobiernos, para no agravar más el conflicto, pero sí los ciudadanos, debemos de castigar a estos asesinos dejando de consumir sus productos, cuales quiera que estos sean.  Cada corcholata de Coca-Cola es una bala que les estamos dando para que cuando ya no les parezca, nos invadan y nos maten…

Será fácil observar que entre las personas que dejen de comprar sus productos y las que continúen yendo a sus tiendas a consumirlos, se podrá ver la diferencia entre los que solo hablan para quedar bien, pero no actúan acorde a sus decires; y los que quieren hacer algo por la paz; que me temo que serán los menos…

No obstante, cabe citar, que cuando no sabes lo que tienes que hacer, estás mal; pero si ya sabes lo que tienes que hacer, y no lo haces; entonces estás peor que antes.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.