Familiares de policías municipales de Tuxpan, que desde el pasado jueves por la tarde salieron a servicio y fueron trasladados supuestamente a la ciudad de Xalapa a una capacitación, siguen sin saber el paradero exacto de sus familiares, e incluso, el sábado otro grupo de elementos también dejó de tener contacto con esposas e hijos.

Se trata de aproximadamente 39 elementos, ya que el jueves se llevaron a 30 y el sábado a nueve más. Cuatro son mujeres.

Desesperados por no saber nada ni tener comunicación con ellos, acudieron esta mañana nuevamente a la delegación estatal de Derechos Humanos para pedir su intervención, donde a su vez se les brindó acompañamiento para tener el acercamiento con autoridades municipales de seguridad.

No obstante, indicaron que de no tener respuesta el día de hoy, se trasladarán a Xalapa, ya que durante varios días nadie les notificó respecto de este traslado que ellos consideran arbitrario, porque a diferencia de otras ocasiones no les informaron nada, y a base prácticamente de engaños se los llevaron a otra ciudad.

A decir de los familiares, muchos de ellos, llevan años en la corporación y esta es la primera vez que se dada un traslado sin notificar ni a ellos ni a sus familias.

Bajo el contexto de inseguridad en el que se encuentra el estado, los parientes desconfían de cómo se encuentran y exigieron a las autoridades saber sobre ellos.

Por su parte, el secretario de seguridad pública municipal, Adalberto Arauz, afirmó que los elementos se encuentran bien, y les reiteró a quienes hicieron acto de presencia en su oficina que en caso de que no sea así presenta su renuncia. Les aseguró que varios elementos han tenido comunicación con algunos parientes, no obstante hay quienes no han tenido información sobre ellos, estas personas son las que exigen tener noticias.

El funcionario municipal acotó que hoy comienzan los exámenes de Control y Confianza y posiblemente estos elementos estarán ausentes entre tres semanas y tres meses.