Porque los consejeros están bajo la lupa del INE y un error de su parte pudiera costarles el puesto, la consejera del OPLE, Tania Vázquez, prefiere irse por lo bajito y propone que el debate entre los aspirantes al gobierno de Veracruz lleve el mismo formato acartonado de siempre: preguntas y respuestas, nada de confrontación porque si alguno de los candidatos se inconforma el consejero responsable pudiera ser removido. Nada de esforzase por superar esquemas democráticos ya añejos. “Aquí nosotros como OPLE debemos ser demasiado cuidadosos, porque yo no me podría dar el lujo de invitar a un moderador o una moderadora y que por su cuenta empezara a plantear preguntas de manera libre, y que se puedan ver atacados y ofendida los y la candidata a la gubernatura”, con esos criterios burocratizados la evolución político electoral va para largo.