Causa pena el grave deterioro sufrido por la Cruz Roja en Xalapa pues su labor se ha reducido a transportar enfermos, traumados o heridos a hospitales de la región o la ciudad ya que carece de capacidad para brindarles atención médica de urgencia, tal es el motivo por el que va de un hospital a otro cuando rechazan recibir al urgido, como sucedió el sábado a una persona baleada en Banderilla que no fue recibida en CAE y tuvieron que trasladarla al Seguro Social. Basta una visita a las instalaciones de la Cruz Roja en esta capital para comprobar las lamentables condiciones en que se encuentran y la carencia de equipo médico que garantice buena atención médica. Allí, alguien está dejando de hacer su tarea.