Crónicas Urgentes
Lenin Torres Antonio[1]
22 de abril de 2018

He estado pensando sobre lo que somos, y mi discurso vuelve al mismo lugar, intento entender cómo funciona eso que llamamos naturaleza humana, y vuelvo a las mismas respuestas y a los mismos planteamientos, a los binomios alma-cuerpo, extenso-inextenso, ser-no ser, mente-cuerpo, al supuesto predominio de la razón, al supuesto predominio de los instintos, de lo inconsciente que insiste en hacerse escuchar, a la voluntad sometiendo a la lógica.

Dirijo mis pensamientos hacia la claridad, y en un segundo, me encuentro en la oscuridad balbuceando una retahíla de incoherencias, y digo que son incoherentes porque no logró sentir esos pensamientos, hacerlos que me hagan sangrar, hacerlos los esclavos de los cuerpos, y a los cuerpos sumisos pervertidores de los espíritus sanos, castos. Pensamientos que no logran convencerme, y es cuando me doy cuenta que los pensamientos deben ser sentidos por el cuerpo y por eso que llamamos alma, espíritu; sentirse en el sentido de hacer que origine cambios en mi piel, en mi postura física, en mis gestos, y fundamentalmente, cambios de humor, que me alegre, que me enoje, que me indigne, sino es así, no funciona la vida anímica, y muero, me vuelvo inerte, inmóvil, sin esperanza, triste.

Escribo, escarbo con mis palabras buscando un lugar plenamente humano, y siempre me encuentro con las pasiones, con la esclavitud del cuerpo, y el imperio del espíritu que no admite que nadie se entrometa en sus delirantes formas y figuras lingüísticas, en sus formas sobrehumanas solitarias que se apropian de todo lo que éste a su alcance, de la virginidad de un niño travieso, del suspiro de un enamorado, del hambre de un excluido, del grito de guerra de un loco revolucionario, y así se entretejen los encuentros con los iguales, siempre anulando al que no confirme su existencia, aun a costa de mirarse en el espejo y robarse su propia imagen, hablarse de él mismo sin poder escuchar.

El abismo entre la cosa y la letra que se abre por nuestros sentidos débiles, por nuestra dependencia del otro, del extraño, aun cuando sea quien nos pare, quien nos cobije; siempre un extraño, un otro aterrador, un amado, un amante, un otro desnudo, otro vestido, hecho letra, sonido, gesto, un otro descalzo, de pie, gritando, un otro patético, orgulloso, un otro que nos engulle, nos enaltece, nos anula, y siempre termina muerto por nuestra singularidad; emergiendo huérfano aun de antes de ver su cuerpo muerto, desaparecido.

Devoro mis pasos, me coloco del lado de los desprotegido, y tan pronto se descuiden los acuchillo y les robo sus pertenencias, sus miserias, sus ilustraciones.

Devoro mis ojos, no quiero ver, aunque casi nunca duerma, y me mantenga contemplando la tierna carita de mi pequeño rufián que me dice “tonto”, y me acaricia con su imagen distraída, absorta del mundo, metido virtualmente en la imagen que le rebota una realidad de prisa, violenta, repetitiva, que lo hace chocar, chocar y chocar con eso que es infinito, y que paradójicamente, es contingente, aleatorio, y termina cuando la luz acaba y la demanda vuelve, vuelve, y las experiencias de la primera experiencia de satisfacción no logran darnos muerte, y nos hace deambular por la vida como unos predestinados a la muerte violenta y cruel.

Hoy estoy en medio de un océano de posturas, de deseos, de “ideales”, de o-dios, de locuras, de costumbres, de normalidades; me ahogo, y al rato descubro que era un sueño, y al rato, vuelvo a darme cuenta que el sueño era un sueño del sueño, y no despierto; me aterra estar esperando el último capítulo, el último tiempo, el tiempo sin mí, sin mí y también sin ti, ¿quién no sé quién es?, si es mi mano sin sangre, si es mi cráneo destrozado, si es mi risa burlona, si mi es mi aliento manchado por los años de pereza, de sabiduría ignorante, enferma, si es la gracia de aquella mañana lluviosa, de turbulentos rayos y truenos, cuando me acurrucaba en tus enaguas buscando no salir jamás, y aun hoy busco tus enaguas, busco no salir, y cuando salgo me vuelvo una bestia resentida, un hombre extenuado, parlanchín, deseoso, arrogante, mezquino, sin razón iluminado, sapiente de que sé que sé algo que los demás ignoran, que sé que todo es simple, llano, plano, sin chiste, que nuestro arte es ser simple, llano, plano y sin chiste.

Siempre negando que hay un a-dios, aquí mismo me resisto a escribirlo con mayúscula, con respeto, con docilidad, siempre pensando que estamos completamente sólos, en guerra con nosotros mismo, con los otros que se atrevieron a asemejarse a nosotros mismos.

Hace un rato salí después de una lluvia ocasional, pequeña, y busqué los pilares de arena que emergían habitualmente de la tierra, busqué que respiraras junto a mí la frescura del aire, la frescura después de unos días calurosos, hartos, incomodos; busqué una imagen del pasado que nunca llegó.

He insistido en escribir en el papel las sentencias que predijeran el holocausto de las letras, del fin del imperio de la razón y la locura, del miedo y la arrogancia, de la estupidez y el delirio asertivo, y he de confesar que creo que he fracasado, porque todavía faltarán algunos milenios para que llegue ese día, el día que termine éste lenguaje de describirnos, que comencemos a aprender hablar y conectar los pensamientos con los sonidos de nuevo, de sorprendernos por el ocaso del sol, o por la luz de la mañana, por la erupción de una pasión desenfrenada por poseer todo lo que nos rodea, por volver a inventar el vocablo “mío” sin que nos aterre decirlo, leerlo, y la inocencia perdida se recupere.

Hoy he insistido en volverme un fascista enalteciendo la selección natural y anulando la naturaleza humana, o reduciéndola al imperio del fuerte fisiológicamente, al de la cima de la pirámide, y pregonar que no hay alma, sólo cuerpo, que no hay humanidad, sólo bestias descomunales dominantes que tardarán en extinguirse. Que tardarán en dejar el lugar a los débiles, que la revuelta de los esclavos fracasó, y el fuerte sigue siendo el fuerte, el poderoso, el dueño de todo lo que abarque con su mirada inquisitiva y mortal.

Abril de 2018

[1] Presidente de la Asociación Académica y Docente de la UPAV.