Tradicionalmente en el PRI se reservaba la vía de la representación proporcional para hacer llegar a los Congresos locales y de la Unión a actores políticos con las características necesarias para el debate, para la formulación de proyectos de ley y la operación política, a la fecha esa vocación se hace a un lado y, a juzgar por los nombres dados a conocer como candidatos plurinominales al Congreso local veracruzano, se utiliza como agencia de colocaciones. Alguien le ha fallado al candidato Pepe Yunes, no han hecho cabildeo eficiente pues la lista parece más fruto de un chantaje que intención de competir con solvencia. No hace falta destacar nombres cuya inclusión es inmerecida, gente que llegará a cobrar, sin nada para aportar ni con votos ni con talento, en tiempos cuando está en juego el futuro de Veracruz y del PRI como partido competitivo.