Aquí hemos mencionado la posibilidad que la ciudadanía mexicana vote de manera diferenciada, es decir, deposite su voluntad por un candidato a la presidencia de la república y emita su voto por un candidato a legislador de diferente sigla partidista y si es mayoritario lograr un equilibrio entre poderes. Esa probabilidad la otea López Obrador, por lo cual en el arranque de su campaña, desde Chihuahua llama a votar en el mismo sentido por él y los candidatos a legisladores de su alianza para tener el control del Congreso y de esa manera “concretar la cuarta transformación de México”, lo que sea que esto signifique. Es decir, un presidente que haga y deshaga en el Congreso, al menos así se entiende, ¿ese es el cambio?