De resultar verídica la versión del alcalde Hipólito Rodríguez sobre que no lo atendieron en su visita a la Academia de Policía sería un signo preocupante de intolerancia e inconsecuencia del Director de dicha institución, ¿qué se guarda con tanto celo en esa institución pública como para denegar el acceso a un alcalde? A causa de esa desatención el alcalde xalapeño argumenta que buscará capacitar a miembros de la próxima policía de esta capital en la Academia de Puebla, lo cual implica un costo mayor; no es buena señal pues denota insulso enfrentamiento entre autoridades de diferente signo partidista sin importar los intereses de la sociedad que carga con gastos y desatinos de quienes dicen servirla.