El juez Sérgio Moro ha dictado la noche de este jueves, el inmediato ingreso en prisión del ex presidente de Brasil, Lula da Silva. En menos de 24 horas desde que el Supremo Tribunal Federal (STF) decidió negar un amparo al ex mandatario brasileño, Moro dictó un auto fulminante para decretar su encarcelamiento.  El juez concede a Lula, “por la dignidad del cargo que ocupó”, la oportunidad de entregarse él  a más tardar el viernes alas cinco de la tarde.

Moro es el mismo juez que desde hace tres años lo investiga a Lula, por lo que llama la atención que el proceso contra el ex presidente se suceda con una rapidez poco habitual en la justicia brasileña; todo parece indicar que su ingreso a prisión se dará con la misma celeridad.

El ex presidente figura como favorito para las elecciones presidenciales de octubre por una amplia diferencia por encima del 30% tanto en la primera como la segunda vuelta. Cabe destacar que aún en prisión, Lula contará con la oportunidad de ser candidato del PT al menos hasta agosto cuando se reúna el Tribunal Electoral que tiene la última palabra para decidir si puede o no presentarse en los comicios.

Lula está acusado de haber obtenido un departamento de tres pisos de la constructora privada OAS por su apoyo en negociados con la obra pública