AL PIE DE LA LETRA
Raymundo Jiménez

No obstante que después del debate del domingo pasado entre los cinco candidatos presidenciales algunas encuestas comenzaron a ubicar al panista Ricardo Anaya hasta 8 puntos de distancia de Andrés Manuel López Obrador, de MORENA, el presidente Enrique Peña Nieto y su círculo cercano parecen estar decididos a seguir apoyando con todo la candidatura de José Antonio Meade, pese a que el abanderado de la coalición PRI-PVEM-PANAL continúa estancado en el tercer lugar.

Las señales para los aliados de Anaya que aún le siguen siendo leales no son nada alentadoras. Y es que este lunes, inmediatamente después del debate dominical, comenzó a circular un video sobre el enriquecimiento inexplicable del candidato presidencial del PAN-PRD-MC y de otros dos destacados panistas –Luis Armando Reynoso Femat, ex gobernador de Aguascalientes, y Miguel Ángel Yunes Linares, actual mandatario de Veracruz–, destacándose además la vida de privilegios y excesos de sus respectivos hijos.

Por eso es que trascendió que pese al buen desempeño que tuvo Anaya en el primer debate organizado por el INE, su equipo de campaña no se confía, pues aunque saben que esto le puede servir para relanzar su candidatura, también tienen claro que eso no será suficiente para catapultar el proyecto presidencial del ex dirigente del PAN.

Y es que después de que el gobernador perredista de Michoacán, Silvano Aureoles, decidió apoyar la candidatura priista de Meade, al interior de la coalición “Por México al Frente” comenzaron a apretar tuercas ante los rumores de que al menos otros dos gobernadores del blanquiazul estaban por sumarse también al ex secretario de Hacienda.

En el entorno cercano a Anaya detectaron oportunamente, por ejemplo, acercamientos entre el PRI y el gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez, de quien se sabe ha tenido fuertes desavenencias políticas con su paisano. Otro mandatario panista al que supuestamente ya habían convencido del partido tricolor para apoyar a Meade era Francisco García Cabeza de Vaca, de Tamaulipas, quien la mañana del jueves 19 se comunicó telefónicamente con Yunes Linares al palacio de gobierno de Xalapa luego de que la dirigencia nacional del PAN les llamara para que cerraran filas en torno a su candidato presidencial.

Por eso, el domingo pasado a mediodía, el mandatario veracruzano difundió a través de su cuenta de Twitter que Anaya “representa el cambio que México requiere y merece” y que “Veracruz ya ha dicho no al retroceso, a la demagogia y a la locura populista que podría llevar a nuestro país al caos”. Al igual que Yunes, los gobernadores panistas de Querétaro, Tamaulipas, Aguascalientes y Nayarit manifestaron su apoyo al candidato frentista.

Sin embargo, según versión del diario Reforma, en Hannover, Alemania, el presidente Peña siguió el debate a través de un teléfono celular y una laptop, y que al final el mandatario mexicano sólo comentó con su comitiva que Meade “tuvo un buen desempeño”, en tanto que, para ellos, AMLO “desaprovechó el foro”.

Sobre Anaya ninguna palabra, pese a que fue quien más se lució en el debate y acortó distancia con el de MORENA.