Prosa aprisa

Por Arturo Reyes Isidoro

Aparte de las patoencuestas, que presuntamente favorecen al grupo en el poder en Veracruz, que están muy pero muy cuchareadas –Andrés Manuel López Obrador  dixit–, las verdaderamente apegadas a la realidad no dejan lugar a dudas: AMLO va a barrer en Veracruz y en el sureste del país. En el Estado va a ganar con al menos millón y medio de votos. La tendencia seguramente la conocen en Palacio de Gobierno y actuarán en consecuencia, si obran con prudencia e inteligencia; también la conocen muy bien en el Gobierno federal.

Cuando digo obrar en consecuencia, con prudencia e inteligencia, quiero decir que lo más conveniente para el yunismo azul será buscar, pero ya, una alianza con José Francisco “Pepe” Yunes Zorrilla y ayudarlo a que gane la gubernatura, y buscar una negociación para que dentro de seis años pudiera disputar la silla principal del Palacio del Gobierno el cachorro del panismo, pero ya sin el lastre que lo ve como heredero del poder, como en una monarquía.

En la ambición por mantener el poder, en el engolosinanamiento que produce cuando se tiene, se pierde la cabeza fría, el razonamiento y ya no priva el buen sentido. Tanto quiso el diablo a su hijo hasta que le sacó un ojo, dice el refrán.

Otra circunstancia política viviera el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares si no lo hubiera cegado el amor por su hijo, totalmente entendible como padre, aunque también cegado por la ambición del poder, por poseerlo y por mantenerlo. El candidato del PAN, eso opino, esta vez debió haber sido Julen Rementería del Puerto.

Pero las cosas ya están dadas. Decía yo ayer que si gana Morena la Presidencia, como todo indica que así será, al grupo en el poder en Veracruz le esperan días inciertos, y para algunos acaso un infierno. Si así ocurre, no será nada anormal ver a los actuales pidiéndoles a quienes han encerrado en Pacho Viejo, duartistas, que les recomienden un buen abogado que los defienda, que les tramiten amparos.

Creo que ni al priismo ni al panismo les gusta que se diga, que les molesta, que Morena, su candidato, va a ganar la Presidencia. En plan lisonjero se podría decir, para agradar al oído de azules o tricolores, por mera conveniencia, que no, que van a ganar Anaya o Meade. Las encuestas reales indican que eso está muy lejos de ocurrir. La votación del 1 de julio será histórica por la contundencia del triunfo del candidato de Morena.

Ayer comenté la inconveniencia de que pudieran alternar López Obrador en la Presidencia y Miguel Ángel Yunes Márquez en la gubernatura. Hay muchos agravios de los azules contra los morenos por lo que si eso ocurriera, Veracruz viviría un infierno, que a nadie conviene.

Pepe Yunes es la única opción para mediar, para moderar, para llevar la fiesta en paz, pero además no sólo por el hecho de serlo, sino porque tiene méritos, preparación, experiencia, sensibilidad y comulga muy bien con la comunidad veracruzana. Seguramente se entendería bien con un gobierno de cualquier signo, incluyendo uno de izquierda como el de López Obrador.

Sacudirá el candidato del PRI

Habrá que estar atentos al inicio de la campaña del candidato Pepe Yunes, o a los días previos. Habrá sorpresas. No hay que minimizarlo porque ha estado en tercer lugar. Dará de qué hablar. Va a mover el escenario.

Un caso que puede deparar muchas sorpresas

Andan en busca del vellocino de oro (para las nuevas generaciones, es una hermosísima historia de la mitología griega que les recomiendo leer) pero pueden ir a dar con la gallina de los huevos de oro.

Por fin, ayer la Fiscalía del Estado dio una buena cuando solicitó la localización y detención de la exOficial Mayor de la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV) en el gobierno de Javier Duarte, Carol Jessica Torres Moreno, a quien ubica en Texas, en la Unión Americana.

Por lo que leí ayer, la acción parece enfocada a vincularla con y a dañar la imagen de Andrés Manuel López Obrador, puesto que, como se publicó en la prensa en su momento, era (o es) pareja del hermano de AMLO, Arturo. La acusan de haber causado un daño al erario público de por lo menos 250 millones de pesos.

Hasta dónde supe en su momento, aunque tuvo un paso efímero por la SEV resultó una verdadera pilla de siete suelas, o más, acaso amparada en que es hermana de quien era Subdirector de Operaciones Financieras de la Secretaría de Finanzas y Planeación, Jesús Manuel Torres Moreno, un oscuro por discreto funcionario del gobierno de Duarte, quien manejó todo el recurso en efectivo y se fue sin que nadie lo molestara, pero quien sabe a dónde y a quién fueron a parar millones y millones de pesos que dejaron en bancarrota al erario público.

Si la Fiscalía no politiza el caso y va al fondo de la investigación, seguramente se encontrará con muchas sorpresas y además podrá vincular a varios exfuncionarios que ahora andan libres. Tan de mala entraña es la tal Jessica Torres que habiendo siendo recomendada por el ahora diputado Vicente Benítez, al día siguiente de que asumió el cargo lo desconoció y prácticamente inició una persecución en su contra. Personal que todavía trabaja en el área sabe completa la historia.

Ella fue –lo digo a reserva de que se me corrija– la que sin consultar a sus superiores, quién sabe si alentada por su hermano funcionario de Finanzas o por el propio gobernador Duarte, la que firmó un nuevo contrato para celebrar convenios para otorgar beneficios económicos a maestros a quienes se les harían descuentos vía nómina, recursos que no han sido entregados a una financiera privada y son motivo ahora de una disputa legal. Presuntamente ella se habría llevado una buena tajada, un moche, una jugosa comisión.

En su momento, altos funcionarios de la SEV me comentaron, con gran pesar, que la señora Torres Moreno había cometido un desacato al hacer un negocio con particulares sin notificarles, pero me dijeron, ante el escándalo que prevalecía entonces y que involucraba a varios, que nadie había vuelto la vista hacia quien verdaderamente manejaba todo el dinero y sabía todo del gobierno de Duarte: Jesús Torres Moreno.

Por el manejo mediático que se dio ayer al caso, pareciera que de lo que se trata es de enlodar a López Obrador, pero por los antecedentes que sé y si le jala a la madeja en forma correcta, lo que hallarán será acaso a personajes clave de actos de corrupción del gobierno duartista, algo que quizás no pensaban encontrar. A estos hermanitos la Fiscalía no debiera dejar impunes. Si los capturan, tendrán mucho que decir. ¿Quieren ruido mediático electorero? Jalen la hebra.

Habrá noticias de Pánuco

El pasado 10 de abril publiqué que no sería nada raro que se produjeran algunas detenciones en Pánuco, porque las autoridades federales investigan anónimos en contra de quien será la candidata a diputada local por el PVEM-PRI Octavia Ortega, a quien han tratado de inhibir para que no participe en el proceso electoral. Habrá que estar atentos. Ya sea por su caso o por otra causa pero puede haber noticias en cualquier momento que cimbren al menos al distrito.