Vencer el rezago y aplicar la Agenda 2030

Por CARLOS A. LUNA ESCUDERO

No pasa por su mejor momento la educación en Veracruz. Al contrario, sufre una crisis que no es coyuntural, momentánea ni temporal. Es una crisis que se ha venido originando desde hace muchos años, que es el resultado de la acumulación de políticas públicas desacertadas, de malas gestiones de las autoridades, de nocivas prácticas académicas, de vicios sindicales y de otros fenómenos.

Claro que esta afirmación no indica algo nuevo, pero tampoco es una hipótesis, porque así lo demuestran los hechos. La mayoría de los indicadores arrojan resultados estadísticos que ubican al sistema educativo veracruzano entre los cinco peores en los estados de la República.

Derivado de lo anterior, el reto es inmenso en este sector, digamos que al doble de las condiciones normales. No es imposible revertir esos resultados porque el potencial de los veracruzanos es mucho más grande que sus desafíos, siempre y cuando sea dirigido a situar a la educación como un bien social, donde el deber del estado sea garantizarla y, con ella, el progreso del pueblo.

El doble reto del sistema educativo de Veracruz está dado en dos grandes dimensiones, interrelacionadas entre sí, dependiente una de la otra, ambas atravesadas o mediadas por políticas derivadas de demandas internacionales como es el caso de la Agenda 2030.

Dicho sea de paso, prácticamente nada se habla en los medios educativos estatales y nacionales acerca de este importante documento aprobado por más de 150 jefes de Estado en la histórica Cumbre del Desarrollo Sostenible, realizada en septiembre de 2015.

De esta manera, el sistema educativo debe vencer, por una parte, el enorme rezago que presenta en relación con el avance nacional; por otra parte y unido a lo anterior, debe tender y atender las orientaciones educativas internacionales.

Estos constituirán, desde nuestro punto de vista, los dos motivos fundamentales que deben guiar el trabajo en materia educativa en la entidad.

Es preciso aclarar, para culminar con esta introducción, que este documento no pretende constituirse en un Plan de Desarrollo para la Educación, porque para ello se requiere desde una política de desarrollo estatal hasta un equipo formal de trabajo que dirija la educación. El objetivo del presente documento es plantear algunos aspectos que debieran considerarse para el desarrollo del sistema educativo en Veracruz y proponer acciones que, de aplicarse, pudieran dar un resultado positivo.

Queda muy claro que se requiere de una transformación profunda del sistema educativo, de un cambio radical, comenzando por las propias políticas y los políticos.

Antes de iniciar cualquier propuesta, considero que es necesario evaluar lo que se tiene al momento y a partir de ahí proyectar lo que se desea. En este sentido, se ha detectado que los problemas de la Educación en el Estado (los que se ven a ojo de los usuarios y con base en estadísticas) giran en torno a:

Cobertura

Hay incapacidad del gobierno para generar opciones educativas eficientes y existe un divorcio eterno entre las fuerzas educativas de sostenimiento público y privado, lo que hace que no se exploten todas las posibilidades y que la capacidad de absorción esté muy limitada. Este es un problema manifiesto en todos los niveles educativos, desde el preescolar hasta la universidad, tal como puede verse:

  • Veracruz ocupa el 4to lugar en población de 15 años y más sin escolaridad (9.2%)
  • Ocupa el lugar 24 en la tasa neta de matriculación en educación preescolar (67.2%), por debajo de la media nacional que es de 74.3%. Indicador 4.2.3 de la Agenda 2030.
  • Ocupa el lugar 23 en la tasa neta de matriculación en primaria (94.7%), por debajo de la media nacional, que es 98.4%. Indicador 4.1.2 de la Agenda 2030.
  • Ocupa el lugar 24 en la tasa neta de matriculación en secundaria (82.3%), por debajo de la media nacional, que es 86.2%. Indicador 4.1.3 de la Agenda 2030.
  • Lugar 27 en la tasa de absorción de los egresados de primaria (95.3%), por debajo de la media nacional que es 97.1%. Indicador 4.1.6 de la Agenda 2030.
  • Lugar 26 en la capacidad de absorción de la Educación Superior (62.3%), por debajo de la media nacional, que es 74.8%.
  • De 2000 a 2015 la cobertura de Educación Superior de Veracruz ha estado siempre por debajo de la media nacional.
  • La cobertura de Educación Superior en Veracruz en nivel Licenciaturas es del 32.3%, del cual el sector particular cubre más del 7%.
  • Para el caso de posgrado, la cobertura es de 9.67% y el sector particular cubre 6.7%

En cuanto a Rendimiento escolar, la tónica está dada por los elevados índices de reprobación y abandono, por los bajos resultados en las pruebas estandarizadas, los bajos índices de eficiencia terminal, etcétera, pero este tema, junto con de Infraestructura, serán abordados en la siguiente entrega, el próximo lunes.

(Continuará).