Por si acaso…
Por Carlos Jesús Rodríguez

*¿Dónde están Callejas-Pinete?
*Pepe todo un caballero: Ahued

¿DÓNDE DIANTRES andan Juan Nicolás Callejas Roldán y María del Carmen Pinete Vargas que, se supone, son candidatos al Senado abanderados por la coalición “Todos por México” -integrada por el PRI, PVEM y PANAL?. Alguien sabe qué es de ellos porque, hasta donde se observa, los medios de comunicación solo se ocupan de Rocío Nahle García y Ricardo Ahued Bardahuil, de la alianza “Juntos haremos historia”, y de Julen Rementería del Puerto y Yazmín Copete Zapot de “Por México al Frente”, pero los primeros, como la defecación del loro: ni huelen ni hieden, y eso es preocupante si se toma en cuenta que el PRI no está, precisamente, en el ánimo ciudadano, y los maestros –que Callejas Roldan prometió controlar- andan como desbalagados, proponiendo a sus propios candidatos, incluso para gobernador, lo que deja muy mal parado al hijo del profesor que durante muchos años regenteó los destinos de la Sección 32 del SNTE, aunque queda claro que segundas partes nunca pueden ser mejores. Y es que de no ser por las autofotos o selfis que se tomaron con el abanderado a la Presidencia, José Antonio Meade Kuribreña, alguien diría que el par de abanderados está de vacaciones, porque a decir verdad, pocos los reconocieron o saludaron, acaso porque el ex Secretario de Hacienda y José Francisco Yunes Zorrilla acapararon la escena o, de plano, porque no despiertan nada al interior de un priismo poco convencido pero que aún sigue firme, a pesar de que no se observa mucha emoción.

IGNORAMOS SI el resto de los candidatos al Senado estén pagando publicidad a medios, pero lo cierto es que tienen mayor cobertura que los priistas, incluso en propaganda en bardas o espectaculares, y esto no tiene que ver con el repudio social al duartismo, ya que existen topes de gastos de campaña que los abanderados, acaso sabiendo que perderán, buscan alternativas para quedarse con esos recursos como ha ocurrido en otras ocasiones, ya que para ambas fórmulas fueron aprobados 28 millones 642 mil 220 pesos, el mismo tope fijado para la Ciudad de México, Jalisco y Edomex. En ambos casos, los candidatos tienen la opción del financiamiento privado, por lo que no se explica, entonces, qué demontres está ocurriendo con estos señores que, en honor a la verdad, no eran precisamente, los mejores.

DICEN LOS que saben que Elízabeth Morales García o Anilú Ingram Vallines habrían hecho mejor papel como candidatas al Senado, pero Callejas Roldán se interpuso al amenazar al PRI con aceptar el abanderamiento del Partido Nueva Alianza –creación de Elba Esther Gordillo Morales, antigua aliada de su padre-, y que ello asustó a un priismo que observaba como muchos hijos…predilectos comenzaban a irse al ver que el barco se hundía ante el golpe demoledor que le propinaron las corruptelas del ex gobernador Javier Duarte y sus secuaces, y que acaso por ello a algunos se les sigue teniendo consideración para evitar que la fuga continúe.

PERO NI Callejas Roldán ni Pinete Vargas han demostrado nada; son anodinos, producto de las imposiciones cupulares, pues el hijo del maestro Juan Nicolás creció de la mano del padre, sin luz propia y solo impuesto por capricho, y ahora que la Sección 32 del SNTE se encuentra divida en tres fuerzas que se disputan el timón, el junior se ha quedado solo, y acaso con los incondicionales de su papá, aunque con muchos rencores de aquellos que debieron crecer, pero fueron atajados en tiempo y forma para evitar la pérdida del control caciquil. María del Carmen Pinete Vargas, por su parte, si bien ha sido alcaldesa de Tantoyuca, donde ahora gobierna y decide el “chapito” Joaquín Guzmán Avilés y su familia, así como diputada federal, su centro de influencia está en la zona norte, y no es toda, sino en esa parte de donde es nativa. Su presencia en el sur y centro es completamente desconocida, y acaso por ello la ausencia de difusión a los eventos donde se presenta, sobre todo porque ambos aspirantes traen dos sellos indiscutibles: Fidel Herrera y Javier Duarte de Ochoa, sobre todo de este último, y eso en Veracruz sigue siendo motivo de crucifixión.

LO GRAVE es que el par del candidatos, con esa actitud insustancial, nimia o trivial no ayudan en nada al abanderado del PRI a la gubernatura José Francisco Yunes Zorrilla que, a decir verdad, comienza a ser visto como el mejor aspirante o, por lo menos, el más caballeroso, responsable y atento a los problemas que afectan a los gobernados –bajó mucho dinero de dependencias federales a municipios en el pasado reciente-, y si algo queda claro es que la sociedad siempre preferirá ser gobernada por un caballero y no por un patán, sin alusiones a nadie ni con sacos arrojados al azar, pues ayer veíamos la fotografía de un suspirante que es tomado de los brazos por un seguidor para que no se le fuera a los golpes a un crítico.

EL PROPIO Ricardo Ahued Bardahuil comentaba al reportero en torno a la versión de si había comentado que Pepe Yunes es el mejor candidato a la gubernatura: “te puedo decir que Pepe es un verdadero caballero” y “ojalá la campaña para gobernador sea de propuestas y en paz”. Ahued había sido propuesto –poco antes de decidirse por el Movimiento de Regeneración Nacional- para dirigir al PRI Estatal, pero en dos ocasiones le dieron largas hasta que, finalmente lo colmaron y aceptó la propuesta de MoReNa. Alguien le dijo que, incluso, si buscaba la candidatura independiente a la gubernatura seguramente ganaba, pero confiaba en que sus padrinos al interior convencieran a Andrés Manuel López Obrador de que era mejor opción que Cuitláhuac García Jiménez, pero el “peje” decidió dejar las cosas como estaban. Entonces Ahued les dijo que solo aspiraba a ser diputado local, pero le leyeron la cartilla: o la segunda fórmula al Senado o nada, y decidió aceptar. Ya no podía dar marcha atrás, pues para entonces, José Francisco Yunes Zorrilla ya había decidido que el sucesor de Renato Alarcón en el PRI Estatal sería Américo Zúñiga Martínez.

Y NO sabemos si la decisión ha sido buena o mala, puesto que ello se verá al arranque de la campaña rumbo a la gubernatura, pero queda claro una cosa: si se busca buena cosecha es preciso arar el terreno, y el PRI, tras la decisión de los abanderados al Senado quedó muy desgastado y con severas heridas que aún no cierran, y que podrían dar sorpresas futuras, y lo mismo ocurrió con las postulaciones a la diputaciones federales y ojalá no suceda lo propio con las locales –sobre todo plurinominales- o todo estará perdido. Así de simple. OPINA carjesus30@nullhotmail.com