Desde el Café

Bernardo Gutiérrez Parra

Al manifestar que el Organismo Público Local Electoral no tiene la fuerza del Instituto Nacional Electoral, y no puede copiar el modelo que se aplicó en el debate presidencial porque “sería aventurado”, la consejera Tania Vásquez Muñoz hizo dos cosas: está descalificando el lugar donde trabaja y mostró cuánto desprecia a los periodistas veracruzanos.

La mujer dijo que como OPLE no se puede dar el lujo de invitar a un moderador o moderadora (periodista) que por su cuenta plantee preguntas que pudieran ofender o atacar a los candidatos, porque el debate “se nos iría de las manos”.

El hecho de que doña Tania vea en los periodistas locales a trogloditas incivilizados que harán cuestionamientos idiotas, habla muy mal tanto de ella como del organismo que representa.

Que los comunicadores tengan alguna afinidad partidista no les impide o desautoriza hacer preguntas sobre temas sustantivos que interesen a la población. Casi todo ser humano tiene alguna afinidad partidista, señora. ¿Acaso usted no la tiene? ¿Usted no vota?

Supongamos que Sergio Sarmiento vaya a votar por los candidatos del PAN, Denise Maerker por los del PRI y Azucena Uresti anule su voto ¿estas preferencias los descalificaban de antemano como moderadores del debate presidencial?

Los tres hicieron un trabajo sobresaliente y nadie objetó su participación a pesar de que lidiaron con cinco candidatos y con la limitante del tiempo.

¿Por qué no hacer lo mismo en Veracruz?

Desde 1991 los debates entre candidatos en la entidad veracruzana los han organizado periodistas que han tenido una destacada participación a pesar del añejo y pedestre formato. ¿A que se debe que el OPLE esté echado reversa?

Ante esto las preguntas son inevitables: Los comentarios que hizo Tania ¿los suscriben los demás consejeros? ¿Cuál es la postura del consejero presidente Alejandro Bonilla?

Según el diccionario de la Real Academia Española, Debate es Controversia, discusión, contienda, lucha, combate. Y Debatir: Discutir un tema con opiniones diferentes.

Con las broncas que hay en la entidad, Veracruz ya no está para debates acartonados y tediosos que limitan a los contendientes y hacen bostezar a quienes los escuchan. Si no va a haber réplica y confrontación de ideas ¿qué caso tienen los programados para los aspirantes a la gubernatura?

La consejera Vásquez Muñoz teme que alguno de los periodistas moderadores se vaya por la libre y haga preguntas incómodas a los participantes.

¿Y qué espera? ¿Que les pregunten sobre su número de la suerte, su color favorito o su telenovela preferida?

Un buen periodista tiene hasta la obligación de hacer preguntas incomodas, pero de interés para la ciudadanía. Además, de eso se trata un debate. De hacer preguntas que pongan a prueba la habilidad de los contendientes y su capacidad para resolver problemas que en el caso de Veracruz son incontables.

Es una verdadera pena que en lugar de que el OPLE invite a los votantes a ver las dos contiendas en un formato más ágil, los aleje con el mediocre y aburrido formato de siempre.

Pero más pena causaron las desafortunadas declaraciones de Tanía Vásquez que (como si la estuviera viendo) no tarda en decir que sus palabras fueron sacadas de contexto.

Una mujer con tan marcada pequeñez de criterio y tan obtusa en sus ideas, no tiene nada que hacer como consejera del OPLE, porque no sólo está mostrando deprecio por el gremio periodístico, sino desconocimiento total de la labor de los periodistas.

Y ni todos mis compañeros son aprendices de mercenarios, ni todos son ignorantes, respetada señora.

bernardogup@nullhotmail.com