Lula da Silva, ex presidente de Brasil, participó esta mañana de una celebración religiosa en honor a su fallecida esposa, Marisa Leticia, lo que podría ser su último acto público antes de entregarse a la policía para cumplir una condena de 12 años de cárcel por corrupción.

Tras pasar dos noches en la sede del Sindicato de los Metalúrgicos en la ciudad de Sao Bernardo do Campo, Lula da Silva apareció en público junto a la exp presidenta Dilma Rousseff,exministros y la cúpula del Partido de los Trabajadores (PT) para participar de la misa.

Tras la orden que dictó un juez para su aprensión imediata, Lula da Silva se encontraba atrincherado dentro de las instalaciones del Sindicato de Metalúrgicos del ABC, en Sao Bernardo del Campo, Brasil.

Cabe recalcar wue ste viernes a las 17:00 horas, tiempo de Brasil, venció el plazo que el juez Sergio Moro concedido al ex presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, para entregarse a la policía y ser llevado a las autoridades.

Lula da Silva, de 72 años de edad y dos veces presidente de Brasil, iniciaría el  cumplimiento de la pena de 12 años y un mes de cárcel por corrupción y lavado de dinero.