Una papa caliente tiene en su agenda el senado de la república pues el periodo de sesiones está a punto de concluir y aún no decide qué hacer respecto de la minuta correspondiente a la eliminación del fuero aprobada ya por su colegisladora en el Congreso federal. De no agendarla de inmediato dormirá en el archivo de los pendientes y es posible que ya no sea aprobada por la actual legislatura dejando una lamentable impresión ante la opinión pública que identifica fuero con impunidad. Si no es hoy sería mañana, de lo contrario tocaría a la siguiente legislatura su aprobación.