Por si acaso…

Por Carlos Jesús Rodríguez

*Van 8 crímenes en el Estado
*Los alcaldes desentendidos

CON 173 agresiones directas a políticos y al menos 78 asesinatos en lo que va del actual proceso electoral, las cifras deberían preocupar al Gobierno del Estado y a los principales ayuntamientos, pues todo parece indicar que los comicios de Julio no solo serán los más grandes de la historia del país sino los más peligrosos, con fuerte participación de grupos delincuenciales interesados en llevar al triunfo a candidatos que no les resulten incómodos. Y acaso en el Estado no habría por qué preocuparse, a no ser que en el conteo, las agresiones contra políticos, léase crímenes, se concentran en solo algunos estados como Guerrero, con 18 casos; Oaxaca, 13; Puebla, 9: Veracruz, 8, y Estado de México 6, esto es, la Entidad no ha sido ajena a esos conflictos que ponen en riesgo la estabilidad de las elecciones, se quiera o no aceptar, sobre todo porque la Entidad no ha logrado remontar la seguridad que había prometido retornar en seis meses; por el contrario, el propio gobernador Miguel Ángel Yunes Linares la reconoce y acepta como un conflicto grave, y reprocha a los alcaldes por no poner nada de su parte para crear policías municipales que coadyuven en la tarea de brindar tranquilidad a los gobernados.

YUNES LINARES ha dicho que la inseguridad sigue siendo el principal problema de Veracruz, de tal suerte que un día sí y otro, también, se reportan hechos de violencia tales como ejecuciones relacionadas con el crimen organizado, asaltos a mano armada muchas veces con consecuencias fatales, privaciones de la libertad o secuestros, desapariciones forzadas –en las que participan no solo elementos policiacos sino particulares-, feminicidios que alcanzan record sorprendente de un tiempo a la fecha, extorsiones y amagos de secuestro si no se paga ciertas sumas. No es secreto que algunos alcaldes –en el pasado y acaso en el presente, no nos consta que las evidencias han sido contundentes-, estarían ligados a grupos fuera de la ley permitiéndoles actuar con total impunidad. El propio gobernante estatal da a entender que los munícipes prefieren evitar la fatiga o hacen como el Tío Lolo. Lo dijo tras la reunión del domingo del Grupo de Coordinación Veracruz efectuada en las instalaciones de lo que será el C5 de Boca del Río, y acaso tiene razón ya que si alguien cuenta con estadísticas es el mandatario estatal que, en ese sentido, asegura que hay un retraso generalizado en prácticamente todos los municipios, de todos los partidos en el proceso para constituir las policías municipales en sus respectivas demarcaciones, muy a pesar de que existe un convenio firmado por los Presidentes Municipales para reconstituir sus propias policías, en el cual se establecieron metas precisas.

SEGÚN EL gobernador, “hay un programa que se tiene que seguir y advertimos que hay un retraso en prácticamente todos los municipios, y es muy importante que las policías municipales se constituyan para que todo este gran esfuerzo que llevamos a cabo el Gobierno Federal y el Gobierno del Estado (coadyuve) para mejorar la seguridad en Veracruz”, y Yunes Linares tiene razón, ya que de acuerdo al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad, Guerrero, Veracruz, Oaxaca, Puebla, Hidalgo y Estado de México son las entidades donde el crimen se ha ensañado contra los funcionarios, exfuncionarios o aspirantes a un puesto de elección, a tal grado que desde el inicio del actual proceso electoral –el pasado 8 de Septiembre de 2017- han ocurrido 63 asesinatos de candidatos a puestos de elección, así como alcaldes, exalcaldes, regidores e integrantes de partidos políticos, la mayoría en esas Entidades del País. Y es que la ola de crímenes políticos que, en promedio es uno cada tres días, inició el mismo día en que comenzó la contienda, con el asesinato en Veracruz de Ángel Viveros López, asistente particular de la diputada Regina Vázquez Saut. Los políticos han sido asesinados con armas de fuego, calcinados o, incluso sus cuerpos fueron encontrados desmembrados, como fue el caso de Jaime Rodríguez González, regidor de Jolalpa, Puebla, en octubre de 2017. De acuerdo al SESNSP, 25 de los asesinatos fueron contra personas afiliadas al Partido Revolucionario Institucional (PRI); 14 contra integrantes del PRD; seis contra políticos del Partido Acción Nacional (PAN), cuatro del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena); tres de usos y costumbres y dos de Movimiento Ciudadano (MC), aunque la lista también incluye homicidios en contra de políticos afiliados a Nueva Alianza (Panal), del Partido Humanista (PH), Partido Verde Ecologista de México, Partido del Trabajo (PT), así como uno del Partido de los Pobres de Guerrero.

POR ELLO tiene razón el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares cuando exhorta a los alcaldes que se comprometieron a crear las policías municipales en sus territorios, a que cumplan estrictamente con el convenio respectivo que firmaron para tales fines, pues todos están atrasados en las metas, por lo que el llamado incluye a los alcaldes de Acayucan, Banderilla, Boca del Río, Coatepec, Coatzacoalcos, Coatzintla, Córdoba, Cosoleacaque, Fortín, La Antigua, Medellín de Bravo, Minatitlán, Nanchital, Pánuco, Poza Rica, Rafael Lucio, Tampico Alto, Tantoyuca, Tihuatlán, San Andrés Tlalnelhuayocan, Úrsulo Galván, Veracruz y Xalapa. Esta misma semana, en consecuencia, enviará un comunicado del Grupo de Coordinación Veracruz a los ediles para que cumplan estrictamente con el convenio y que no sean vanos los esfuerzos. Además, anunció que se convocará a los munícipes a una reunión con el secretario de Gobierno para analizar los avances que llevan en la reconstitución de las corporaciones policiacas.

EN POCAS palabras: señores alcaldes no le hagan al Tío Lolo, ya que cuentan con recursos para iniciar la reconstitución de las policías municipales que de alguna manera coadyuvarían a contener la ola de violencia que, en este caso, asola al Estado, ya que no existe día sin crímenes, feminicidios o actos delictivos que hacen intransitables algunos caminos, ciudades, rancherías y comunidades. El llamado es positivo, ya que se trata de darle certeza a los gobernados que, para eso pagamos impuestos, pero estos no se reflejan en la principal obligación del Estado –entendido éste como el Gobierno, llámese Federal, Estatal o municipales-, y a decir verdad, nadie desea que en Veracruz pudieran ocurrir hechos que lamentar en pleno proceso electoral en la medida que se acerca la fecha de elecciones. OPINA carjesus30@nullhotmail.com