AL PIE DE LA LETRA
Raymundo Jiménez
La semana antepasada, del bunker de Ricardo Anaya, le hicieron llegar al ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, el reclamo por “el poco apoyo” que el candidato presidencial del frente PAN-PRD-MC estaba recibiendo de los morenovallistas en la entidad poblana.
Los “decepcionados” operadores de Anaya reprocharon que los panistas allegados a Moreno Valle “poco o nada aportan en favor del candidato presidencial quien, en contraparte, sí le ha dado espacios en sus actos en esa entidad a la ex primera dama estatal y hoy candidata a la gubernatura, Martha Érika Alonso”, esposa del ex gobernador.
Los anayistas le mandaron a preguntar si “¿será cierto aquello de que Moreno Valle está más interesado en posicionarse para ser el próximo presidente nacional del PAN que en trabajar para que Anaya llegue a Los Pinos?”
Moreno Valle entendió el mensaje y una semana después, este domingo 27 –a 34 días de las elecciones–, le organizó a Anaya en el pueblo mágico de Cuetzalan, Puebla, una mega concentración en apoyo de su candidatura, a cuyo evento asistieron sólo seis de los doce gobernadores panistas: Francisco Vega, de Baja California Norte; Carlos Mendoza, de Baja California Sur; José Rosas Aispuro, de Durango; Miguel Márquez, de Guanajuato; Antonio Echevarría, de Nayarit, y Francisco Domínguez, de Querétaro.
Los que inexplicablemente no llegaron fueron Antonio Gali, de Puebla; Martín Orozco, de Aguascalientes; Javier Corral, de Chihuahua; Carlos Joaquín, de Quintana Roo; Francisco Javier García Cabeza de Vaca, de Tamaulipas, y… Miguel Ángel Yunes Linares, de Veracruz, quien al igual que Moreno Valle con su esposa Martha Érika Alonso, anda preocupado también porque su hijo Miguel Ángel Yunes Márquez, candidato frentista a la gubernatura, tampoco logra despegarse en las encuestas del abanderado de MORENA.
Anaya presumió el respaldo de los seis gobernadores del PAN presentes. Según las crónicas periodísticas, en su discurso de 18 minutos dedicó casi seis a saludarlos y agradecerles, uno por uno, su presencia y apoyo. Fue muy generoso al mencionarlos. A uno lo elogió por haber logrado la transición; a otro por estar dando “una valiente batalla” contra la delincuencia, y a uno más por estar “transformando” su entidad.
¿Qué habría dicho Anaya de Yunes, quien ha incumplido muchas de sus promesas de campaña, si el mandatario veracruzano se hubiera presentado para respaldarlo? Quien sabe,

2 / 3
pero casualmente –aunque en política no existen las casualidades– este lunes 28, en el mismo medio de comunicación por el que hace nueve días los anayistas le hicieron el reclamo a Moreno Valle por su “poco apoyo” al candidato presidencial del frente PAN-PRD-MC, fue insertado este comentario mordaz: “Quienes no creen en las casualidades se preguntan por qué hasta ahora se libró la orden de aprehensión contra Karime Macías, la esposa del ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte. Porque seguro que naaada tiene que ver con la coyuntura electoral. ¿Verdad que no?”.
Y es que la prioridad de Anaya es ganar la Presidencia de la República; pero para Yunes es heredarle el poder a su primogénito.
SANDRO GÓMEZ, SUMA CERO
Por cierto, este lunes, Sandro Francisco Gómez Valdés, el líder juvenil del PRI, anunció su salida del partido tricolor con bombo y platillo. Dijo que se sumará a la candidatura del hijo del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, quien está urgido de apoyos porque sigue sin crecer en las encuestas. Según Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de MORENA, el junior del mandatario estatal del PAN está a más de diez puntos debajo del abanderado morenista Cuitláhuac García Jiménez.
Gómez Valdés presumió que se van con él cerca de 20 mil jóvenes priistas. “¡Falso!”, desmintió la nueva dirigente juvenil del Revolucionario Institucional, Damara Gómez, quien apuntó que sólo se irán con él unos cuantos de sus amigos.
En el CDE del PRI, tristemente, no hubo quien lamentara la salida de Sandro, pues inclusive aseguran que su poder de convocatoria entre los jóvenes era nulo, que no lograba ni llenar un camión para llevar representantes del sector a los mítines. Es más, en la elección municipal de junio de 2017 no pudo ganar ni su casilla electoral en la congregación de Rinconada, cuando contendió como candidato a regidor primero en el municipio de Emiliano Zapata.
“Su salida es lo mejor que nos pudo pasar”, se escuchó este lunes en uno de los pasillos del CDE, previo a una conferencia de prensa que dieron algunos jóvenes para señalar que Sandro ni los representaba ni trabajaba por ellos y que ahora están convencidos de que el partido crecerá con el retiro de los militantes desleales e incongruentes.
Inclusive comentan que Gómez Valdés ya se había convertido en un dolor de cabeza para el Revolucionario Institucional. No sólo por las exigencias pecuniarias por un trabajo que nunca realizó –se habla de una petición de diez millones de pesos– sino también por los beneficios que obtuvo de Javier Duarte a través del sospechoso vínculo con Cecil Duarte de Ochoa, hermano del ex mandatario, de quien presuntamente era uno de sus prestanombres.

3 / 3
Aparte de concesiones para prestar el servicio de transporte público, en su modalidad de taxi, Sandro habría recibido también otros apoyos más de la camarilla del ex gobernador actualmente preso.
En la conferencia de prensa que ofrecieron este lunes, representantes de diversas organizaciones juveniles del PRI desmintieron que en el tricolor se les excluya o les nieguen espacios de participación, como argumentó Sandro Gómez para justificar su salida y adherirse a la candidatura del panista Miguel Ángel Yunes Márquez.
“Nosotros somos la prueba de que sí hay espacios de participación política en el PRI, no sólo porque así lo marcan los estatutos, sino por la convicción de nuestro candidato Pepe Yunes y de nuestro dirigente estatal Américo Zúñiga Martínez”, afirmaron los jóvenes del tricolor, quienes festinaron que su partido se vaya depurando.
Por cierto, la sorpresiva renuncia de Sandro al PRI se dio coincidentemente al día siguiente de la mega marcha que el diputado federal del PVEM, Miguel Sedas Castro, le organizó el domingo pasado al candidato a gobernador Pepe Yunes Zorrilla en Huatusco, un distrito electoral que supuestamente tenía bajo control el ex diputado y líder fundador de Vía Veracruzana, Amadeo Flores Espinosa, ex dirigente estatal del tricolor que se sumó también al proyecto nepotista del gobernador Yunes Linares.
¿A poco en Palacio de Gobierno pretenden seguir boicoteando a Pepe para que la elección se polarice entre PAN-PRD-MC y MORENA? ¿Tan seguros están que los votos del priista se irían con el junior?
La tarde de este martes, por cierto, estará Yunes Zorrilla en Rinconada, el terruño de Sandro Gómez, donde el aspirante a gobernador acompañará al ex alcalde de Puente Nacional, Segundo Grajales, en su arranque de campaña como candidato a diputado local.