El problema de drogadicción y adicción a solventes alcanzó a niños de 10 y 12 años en algunos municipios veracruzanos, lamentó el activista Enrique García Barreiro, voluntario en BETEL A.C., institución fundada por cristianos y dedicada a la rehabilitación de niños, jóvenes y adultos en 85 ciudades y 25 países.

El voluntario de origen español señaló que en su segunda visita al estado de Veracruz, donde funciona un centro de atención y rehabilitación, existen casos de niños de 10 y 12 años en rehabilitación por consumo de drogas, alcohol e inhalantes como el thiner y pegamento amarillo conocido como Resistol 5000.

Los casos llegan de muchos municipios veracruzanos, son tristes refiere, porque en la mayoría el común denominador es la falta de atención de la familia en todos los niveles y abarca desde niños viviendo en condiciones de pobreza hasta con una marcada solvencia económica.

De acuerdo a las condiciones de atención que se imparten en el Centro Betel A.C., el personal con apoyo de la familia logran rehabilitar a un menor en 18 meses, es un trabajo arduo –refiere- que deja secuelas emocionales, físicas y de conducta en los enfermos, pero con dedicación, amor y ayuda profesional se pueden solventar.

Añadió que realiza un diagnóstico en municipios de la zona centro del estado, y en la visita realizada a Orizaba, Ciudad Mendoza y Río Blanco se pudiera conjuntar un programa de pláticas y capacitación en favor de organismos de ayuda a estos casos.

Centro Betel A.C. trabaja en el país con tres sedes, Ciudad de México en la colonia Miguel Hidalgo, en Puebla en Cuautlancingo, y en Veracruz Puerto en el fraccionamiento Moderno. La Asociación nació en España hace 25 años, y gracias al trabajo de misiones cristianas surge la idea de rehabilitar a jóvenes y niños con problemas de adicción.

García Barreiro dijo que Betel -por su traducción del hebrero al español significa “Casa de Dios”- nace hace más de 15 años en un barrio humilde de Madrid y desde ese entonces se ha extendido a 25 países del mundo, en 85 ciudades.

Durante ese tiempo, más de 50 mil personas han pasado por estas comunidades, gracias a un fundamento cristiano, al considerar que cuando se aplican los principios del evangelio en la vida, tu vida cambia y para ello se debe pasar por un proceso.