La orden de captura contra la señora Macías de Duarte mueve a reflexión acerca de quienes la acompañaron en el latrocinio al presupuesto estatal, por la inherencia de sus funciones uno de ellos pudiera ser quien fue titular de la Contraloría estatal, encargado de Controlar, verificar y evaluar las acciones del gobierno, el avance de los programas y su correlativo nexo con el ejercicio presupuestal. García Guzmán parece haberla librado en las carpetas de la Fiscalía estatal, pero en lo correspondiente a la PGR, como lo señala Manuel del Portal, ex titular de la Auditoría Superior de la Federación: “los hechos demuestran lo contrario, el señor no debería estar donde está, debería estar en otro proceso, seguramente lo estará porque hay unos procesos pendientes” (La Jornada). Es decir, esto no se acaba, hasta que se acaba.