Desde el Café
Por Bernardo Gutiérrez Parra

El gobernador de la entidad Miguel Ángel Yunes Linares, no tuvo empacho al señalar que se tomó la pequeña libertad de agenciarse la tarea de investigador de ladrones en fuga para localizar a Karime Macías Tubilla, esposa del ex gobernador Javier Duarte de Ochoa.

“La tarea de localizarla fue sumamente difícil; cuando tuvimos la certeza de que era ella, quise acreditarlo aún más y pedí a una persona de mi total confianza que fuera a Londres, que se acercara a ella, que conversara con ella y que le diera su nombre”, dijo el mandatario estatal.

Y lo que sea de cada quién, el enviado hizo muy bien su chamba.

Gracias a este héroe desconocido sabemos que Karime vive en el número 10 de Wilbraham Place, en el barrio más exclusivo de Londres; que es casi vecina de la reina Isabel porque su casa está a un kilómetro del palacio de Buckingham, y que en una de esas ha saludado a Theresa May, la primera ministra inglesa, porque vive a sólo 600 metros del número 10 de Downing Street.

También sabemos que sus hijos estudian en Eton College, la escuela de más prestigio en el Reino Unido donde estudiaron los príncipes Harry y Henry, además de Carlos, el papá de ambos; varios primeros ministros, grandes escritores y actores de talla mundial.

Supimos además que la ex primera dama tiene prácticamente al alcance de la mano las mejores tiendas departamentales, boutiques, salas de belleza, salas de mansaje, gimnasios, restaurantes y que gasta en promedio (sólo en ella) un millón 620 mil pesos mensuales.

“¿Por qué damos la información? –preguntó el gobernador y él mismo contestó- para que la Procuraduría General de la República tenga todos los datos y proceda a detenerla. Para que el procedimiento de extradición, en su caso, sea un procedimiento expedito; para no darle la oportunidad de huir”.

Caray, qué ganas de gastar por gastar. Tan sencillo como que le hubiera pedido a la propia PGR esta información ya que la dependencia sabe dónde vive la mujer, qué hace todos los días, a quién ve y a quién no ve. Y todo esto desde que salió de Guatemala tras dejar refundido a su marido en la cárcel.

Con el caso Karime, Yunes Linares pretende ofrecernos un espectáculo que nos distraiga de los problemas sustantivos que tiene Veracruz principiando por la inseguridad y siguiendo con la falta de inversiones, la falta de empleo y el abandono en casi todos los sectores de la producción.

Hay problemas gravísimos como los proyectos mineros que afectarán el entorno ecológico y a miles de personas en Alto Lucero y Actopan y de los que el gobernador no ha dicho ni media palabra.

¿Es que acaso no veo con buenos ojos la probable detención de una presunta ladrona? ¿Es que quiero que la justicia entre a la veda electoral?

Nada de eso; si la mujer es culpable que pague su culpa junto con todos los que atracaron a Veracruz.

Lo que no cuadran son los modos ni las formas.

Por si había alguna duda, con este anuncio tan escandaloso como mediático, el señor gobernador ya no oculta que anda haciendo campaña abierta a favor de su hijo, ante la indiferencia del OPLE y del Tribunal Estatal Electoral que simple y sencillamente miran hacia otro lado.

Ni hablar, así es esto.

bernardogup@nullhotmail.com