Dentro de las muchas cosas que nuestros políticos ignoran, o quieren ignorar, es que estamos hartos de sus discursos de promesas de lo que dicen que van a hacer.  Ni siquiera se les puede considerar como sofistas; o siquiera como demagogos…

Son unos merolicos que se aprenden de memoria sus libretos y repiten lo mismo cada vez que abren la boca para hacer declaraciones.  Y ni siquiera se dan cuenta de las barbaridades que dicen…

No es posible que alguien no sepa de qué murió su esposa.  No es posible que quien escribe un libro no recuerde su título.  Los libros no se hacen de un tirón.  Cada cuartilla se revisa y se modifica una y otra vez.  Y el terminarlo lleva semanas, meses y hasta años…

Según Javier Lozano, si gana Meade, van a acabar con el crimen organizado; y sin que se le pregunte, él solo, para beneficio de los periodistas presentes, se interroga: ¿Cómo?  “Muy fácil ¡! Les vamos a quitar las armas y el dinero” ¿?…

Ahí está el video en la red, con Tatiana Clouthier; y abundar sobre semejante disparate que pinta de cuerpo entero la mentalidad del vocero y a quienes representa, es perder el tiempo…

Hace décadas que están prometiendo gobiernos honestos que van a ver por el Pueblo; hace décadas que están prometiendo un primer mundo.  Y ahora nos roban más que antes.  Y el primer mundo es solo para ellos y sus amigos…

El abismo entre los ricos y el Pueblo es ya insalvable.  Además, la gente vive con miedo hasta en sus casas.  La seguridad, que es la piedra fundamental de toda sociedad, no solo brilla por su ausencia, quienes deben de cuidarnos son parte de la delincuencia…

Así como mientras más policías hay, a un gasto enorme, hay más inseguridad.  Pues así también, mientras más medicinas hay, también hay más enfermos.  Mientras más se gasta en la “democracia”, los fraudes son más descarados…

En materia de salud, que es también responsabilidad del Estado, estamos peor que antes…

Les roban la gasolina a ellos; y nosotros somos los que la pagamos.  Muere más gente por combatir a las drogas, que la que muere por consumirlas.  Muere más gente por el tabaco y el alcohol, que por todas las demás drogas juntas.  ¡Bueno!; el colmo: muere más gente por las drogas legales, que por las ilegales.

Cambiando de tema…

 

Hoy en la noche se sabrá que Nicolás Maduro fue reelecto como Presidente de la hermana República Bolivariana de Venezuela, a pesar de que las marionetas de Washington -entre ellas vergonzosamente México- han declarado que desconocerán las elecciones…

Y si a eso no se le puede llamar intervencionismo; entonces hay que esperar a que invadan con tropas, como lo hicieron los yanquis en Panamá, para que la gente se dé cuenta de en que consiste la política imperial-sionista…

Cabe comentar que si de antemano descalifican una elección que lógicamente todavía no se llevan a cabo, es porque saben quién es el que va a ganar -y por un amplio margen que no deje dudas- y no les conviene…

Por cierto que si la devaluación en Venezuela es altísima, hay que recordar que en México la devaluación ha sido mucho mayor; el quitarle tres ceros a la moneda, no solo fue devaluarla, fue arruinar a todos los que tenían un peso en la bolsa…

Quien tenía un cuarto de millón de pesos que le rendían buenos intereses, se quedó con 250 pesos, que no le sirvieron de mucho.  ¿Y dónde quedó ese dinero, cabe preguntar? pues es ley que lo que uno gana, es porque otro lo perdió…

Pero hay quienes son buenos para criticar.  Pero si en México o en cualquier otra parte del mundo, la gasolina costara 15 centavos de dólar, indiscutiblemente que todo sería más barato…

Y si las balaceras y los muertos en escuelas y universidades de EE.UU. fueran hubieran ocurrido en Venezuela, ya todos los gobiernos sumisos hubieran puesto el grito en el cielo.

Para terminar…

 

Dentro de la guerra sucia que llevan a cabo todos para descalificar a sus adversarios políticos, nunca falta el que se les señale como homosexuales.  Trataron de hacerlo con Cuauhtemoc Cárdenas y un grupo de ellos se fotografió con él…

Ahora le tocó a Ricardo Anaya en un video -editado- en el que un joven amanerado que se dice colombiano y que se da a conocer como prostituto, declarando que era “novio” del panista y que le pagaba 500 dólares por “encuentro”.  Nada extraño, siempre lo hacen para denostar…

Aunque al difamar algo queda, poca gente lo creerá; pero el video deja ver entre líneas que si a un hombre se le tache de homosexual, es una ofensa. Porque lo cierto es que solo se quieren y se soportan entre ellos.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.