Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

jrbcdiariolibertad@nullgmail.com

 

Siempre se ha sabido que la tragedia de unos representa la oportunidad de otros.  En Veracruz, como sucede en otros Estados, muchos son los medios de comunicación que aparecen y desaparecen con las administraciones; lo que dice mucho entre líneas…

El gasto -dispendio sería un término más adecuado- que hacen el gobierno y sus personajes para darse a conocer ellos y las obras que se llevan a cabo durante sus administraciones, debería de cortarse completamente…

Y que los capos de los diferentes cárteles; perdón, corrijo: los dueños de los diferentes medios de comunicación -impresos, por cable, por satélite, por Internet-  que, dicho sea de paso, no son periodistas, sino vulgares comerciantes de las noticias, más cerca de la delincuencia que de la honestidad…

Se buscaran la vida como otros -muy pocos- que lo hacen vendiéndoles publicidad a sus anunciantes, que saben que su imagen va a ser vista por mucha gente. Quienes se dedican sistemáticamente a ensalzar o a enlodar, pierden credibilidad y con ello lectores y auditorio…

Que es lo que les sucede a los negocios de temporada que, a diferencia de los que han crecido constante y exponencialmente en los últimos años, como las funerarias, las casas de empeño y las farmacias -¡por algo será!- solo “aparecen” cuando hay elecciones…

Y literalmente cobran -y cobran millonadas- por engañar a los ciudadanos que ingenuamente les consultan y hasta les creen.  El reciente y más claro ejemplo lo tenemos en la “democrática” Unión Americana, donde la mañana de las elecciones, todas las encuestas y los medios coincidían en que la demócrata Hillary Clintonle ganaría al republicano Donald Trump…

 

Por cierto que cuya hija, de nombre Ivanka, estuvo ayer presente en la inauguración de la nueva embajada de EE.UU. en Jerusalén, donde hubo decenas de muertos y heridos mientras ella sonreía a las cámaras al momento en que develaban la placa alusiva al recinto diplomático…

Todo esto, como consecuencia de la visita a la que el presidente yanqui envió a su yerno, el inexperto jovencito sionista Jared Kushner, para que mediara entre los judíos y los palestinos…

Haciendo recordar el pasaje bíblico donde el rey David envía a su amigo Urías, el hitita, al frente de batalla para que lo maten y así no se supiera que él había embarazado a la mujer de su amigo.  En otras palabras, le cargaron el chiquillo al difunto; pero como era “hijo” de su “amigo”, tuvo el pretexto y lo protegió…

Siguiendo más o menos el ejemplo que les pusiera el Patriarca Abraham, quien mandó asesinar a su hijo Ismael, y a la mamá de éste, Agar, su esclava, a la que embarazó con el consentimiento de Sara su mujer, que era como 10 años menor que él; pero nada importó su edad, ya que concibió a su propio hijo: Isaac ¡a los 90 años de edad!…

Y luego dicen que dios no hace milagros.  Cuando el librito ese al que llaman Biblia, es una verdadera chulada.  Tan es así, que es, nada más ni nada menos, en el que se basan los judíos y los entes vaticanos similares y genéricos para guiar las vidas de sus ovejas.    Muy moral; muy moral…

Pero estábamos con la moral de las encuestadoras; a las que no se les debe creer absolutamente nada de lo que dicen; ni siquiera cuando vienen de fuera.  Las encuestas cuestan dinero y ese dinero debe de salir de algún lado…

Por lo que los “resultados” los venden a quién más les conviene.  Y cuando son mandadas a hacer, las hacen a modo.  Sobre un mismo tema, no puede opinar un ciudadano de clase acomodada, lo mismo que uno que viva marginado; y se supone que todos los votos cuentan.

Nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.