El de Peña Nieto ha sido uno de los gobiernos más criticados de los últimos tiempos, el de menor aceptación ciudadana según es la percepción pública. Nacido con grandes perspectivas, los dos primeros años fueron para Enrique Peña Nieto los mejores de su mandato, logró reformas estructurales que ninguno de sus antecesores pudo concretar, pero vino Ayotzinapa, la Casa Blanca, la fuga de El Chapo, y los escándalos de corrupción que todo lo ensombrecieron y Peña Nieto concluye su mandato con una mínima aceptación. Sin embargo, cuando sin apasionamientos parcelarios se haga un balance objetivo se le reconocerá que emprendió aventuras de gran trascendencia: el nuevo aeropuerto de la CDMX, y en lo que corresponde a nuestra entidad: la histórica ampliación del Puerto de Veracruz y la de Tuxpan; la inauguración de la México-Tuxpan y, por fin, la reivindicación del Norte veracruzano con la autopista hasta Tampico.