De los asuntos vigentes en la agenda pública destaca, o debe ser destacado, el diferendo entre el candidato independiente a la presidencia de la república, Jaime Rodríguez, mejor conocido como El Bronco, y el Instituto Nacional Electoral, porque está en juego el prestigio y la consolidación de esta institución de importancia cardinal para la democracia en México. La evolución política de una nación cuando se realiza por la vía pacífica de las elecciones contribuye a su desarrollo económico y social, de allí la relevancia de contar con una institución cuyo elevado crédito confiere confianza al resultado electoral. El Bronco acusa al INE ante la Fepade por lo que considera una agresión a su status de candidato, y el INE lo denuncia ante el Tribunal Electoral por infringir las reglas del juego, dos versiones encontradas, ambas de igual importancia porque se trata de un ciudadano y una institución, hacia dónde se inclinará la balanza sentará un precedente de capital importancia.