Uno de los sectores de mayor importancia en cualquier gobierno es el de Salud, de allí que se privilegie a instituciones de Seguridad Social como el IMSS y el ISSSTE para dar cobertura a la población asegurada y para atender a quienes no gozan de ese beneficio se implementan programas como el Seguro Popular en instituciones de ese sector el de las entidades federativas. En lo que corresponde a Veracruz ya sabemos el daño provocado por la administración presidida por Duarte quien ya paga su culpa, no así sus operadores que gozan de cabal libertad. Lo peor son las lamentables condiciones de la infraestructura de salud, pues hospitales como el CEM, por ejemplo, no tienen capacidad operativa para atender eficientemente a quienes allí se acogen; el tomógrafo está descompuesto desde hace tres semanas, la resonancia magnética no funciona adecuadamente y los mandos no atinan a solucionarlo, que no sea derivar pacientes a hospitales privados. Y más mucho más en demérito de la salud de los pacientes.