Lo más impactante de la encuesta publicada este miércoles por el diario Reforma, es la negativa percepción que tienen los electores veracruzanos de que el candidato del PAN a la gubernatura sea precisamente hijo del gobernador en turno.

Es la primera vez que esta perspectiva de la candidatura es abordada de manera tan precisa mediante una medición.

Y eso, sumado al empate técnico que ya de por sí arroja el sondeo entre Miguel Ángel Yunes Márquez y Cuitláhuac García con apenas ¡un punto! de diferencia, confiere a la elección un matiz con indicios de que el panista podría ser derrotado.

No es para descartarse, por supuesto, la alta capacidad electoral de Yunes Linares, que seguramente echará toda la carne al asador para que su heredero arrebate el triunfo.