Una vez más se comprobó que el Órgano Público Local Electoral en Veracruz carece de capacidad para enfrentar el reto que representa el actual proceso electoral, la muestra más reciente fue la deficiente organización de la comparecencia de los candidatos al gobierno de la entidad en Boca del Río y la corrección pública que tuvo que hacer el presidente de ese organismo a una de las consejeras del mismo. Por eso es objeto de denuncias formuladas por el PRI y MoReNa pues sus deficiencias inducen a “sospechosismos”. No son alentadores esos dislates pues no aportan credibilidad y confianza en el desarrollo del proceso electoral.