Aunque su militancia se ha reducido considerablemente el PRD se apresta a expulsar de sus filas a su exdirigente estatal Sergio Rodríguez porque éste declaró públicamente su apoyo a López Obrador, no perderá mucho este partido porque el susodicho no porta buena fama pública pero será un cuadro menos en sus ya menguadas filas. El caso es de referirse porque expresa claramente la escasa estructura del Frente por México que postula a Ricardo Anaya: un Movimiento Ciudadano ayuno de estructura territorial, un PRD abandonado por gran parte de su militancia de base y cuadros directivos, y un PAN dividido a causa del atropellado proceso por el cual Anaya consiguió la candidatura a la presidencia de México. Así las cosas la expulsión de Sergio Rodríguez solo moja lo llovido.