La mañana de este jueves trascendió que el presidente Donald Trump anunciaría hoy la imposición de tarifas arancelarias de 25 por ciento al acero y 10 por ciento al aluminio para México, Canadá y la Unión Europea, informaron tres fuentes al Washington Post.

La iniciativa privada estadounidense es de los principales críticos de la medida ya que aseguran que la industria de manufactura de ese país podría resultar muy afectada.

“Dicho movimiento impactaría a los fabricantes estadounidenses con costos más altos, haría lento el crecimiento del sector de la construcción de EU y frenaría la creación de empleos de estas dos industrias clave. Los precios del acero en Estados Unidos ya son casi 50 por ciento más altos que en Europa y China, y los del aluminio han sido extremadamente volátiles; este movimiento sumaría sustancialmente a estos retos”, dijo el vicepresidente de la US Chamber of Commerce, Myron Brilliant.

Además, mencionó Chaparro, la medida tendría un efecto ‘boomerang’ en los sectores que utilizan los productos siderúrgicos para sus procesos o productos.

Datos de Statista arrojan que EU importó de México en 2017 más de 2.5 mil millones de dólares de aluminio y 300 millones de dólares de acero, lo que convierte al país en el sexto exportador y Canadá, fue el principal exportador, con ventas de más de 5.1 mil millones de dólares en aluminio y 6.9 mil millones de dólares en acero.

México, Canadá y la Unión Europea han externado que, si los gravámenes de Estados Unidos entran en vigor, se tomarían medidas en respuesta. “No tiene sentido hacerlo (imponer los aranceles), pero finalmente, si es una decisión unilateral que van a tomar, nosotros responderíamos exactamente con las mismas decisiones”, dijo a mediados de mayo el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo.

Con información de El Financiero