Interesante la nota de Verónica Huerta de AVC Noticias, quien ha dado puntual seguimiento al caso de Gina Domínguez, quien cumpliera en estos días un año en la cárcel. De acuerdo con la periodista, Gina Domínguez es considerada una “guerrera” por las reclusas que le dijeron que para salir de la cárcel va a tener que luchar como tal. La periodista Verónica Huerta anota que precisamente ese es el nombre clave de Gina Domínguez cuando era jefa de redacción de Diario AZ, “Guerrera”; así la llamaba su amigo Víctor Báez, cuyos restos le fueron arrojados afuera de las oficinas que en ese entonces comandaba la “Guerrera”. Entrevistada por la periodista Gina dice que va a salir de prisión y en eso tiene razón, porque en este país no hay cadena perpetua, por lo que Gina “N” tendrá que dejar el penal de Pacho Viejo algún día. Pero Gina Domínguez no es sólo una guerrera, Gina es toda una Juan de Arco, como alguna vez la calificaran. En ese artículo titulado “La mensajera” se decía de Domínguez Colío: “Hasta ahora, como una moderna Juana de Arco, la comunicadora xalapeña Domínguez Colío está afrontando esta circunstancia con entereza y valentía”. Así parece ser, como una Juana de Arco, Gina está en el cadalso, en espera de que su proceso culmine en libertad. Pero de no ser así, la exvocera de Javier Duarte tendrá que pasar varios años en prisión; afortunadamente no será quemada en leña como la verdadera Juana de Arco.

Javier “N” y la mano del guante azul

Por si las dudas, Javier “N” ha sido vinculado a proceso, por lo que teóricamente estará en prisión preventiva; decimos teóricamente porque Javier “N” hace más de un año que está en el Reclusorio Norte, pero por otros delitos imputados. Los delitos por los que podría alcanzar hasta 38 años se los imputa la Fiscalía General del Estado de Veracruz y estos son peculado, tráfico de influencias e incumplimiento de un deber legal. Javier Duarte tuvo que comparecer y recibir el trato que recibe cualquiera que es vinculado a proceso. De momento, como dice la leyenda de la foto que aporta la Fiscalía General del Estado, Duarte se presume inocente y por lo tanto será tratado como tal. Llama la atención que la persona que está posando su mano sobre el hombro de Javier Duarte lleva un guante azul, de esos que utilizan los médicos para hurgar en espacios sucios o que implica cierto riesgo de contaminación. ¿Qué le hurgarían a Javier Duarte que lo tuvieron que hacer con guantes protectores? Igual le revisaron si tiene piojos, igual le revisaron el cuerpo para ver que no tuviera ninguna herida, igual fue algo más profundo.

Esposa del Fisculín ya tomó un curso para superar el duelo; ¡y en la Anáhuac!

Hay quienes piensan que la resiliencia es inherente y que por lo mismo es algo que no se puede aprender. El término resiliencia se utiliza para describir la propiedad de ciertos metales que, a pesar de ser percutidos constantemente, nunca pierden su forma original, es decir, no se doblegan. Así, algunas personas desde la infancia son resilientes y superan, sin llevar ningún curso sobre el tema, obstáculos que parecían insalvables. Pero hay quienes creen que hay cursos de resiliencia; hay quienes dan cursos sobre la resiliencia. En la Universidad Anáhuac de Xalapa hay un curso de “Duelo y Resiliencia” que propone ayuda para superar el duelo mediante el desarrollo de habilidades emocionales psicológicas, sociales y espirituales. Por cierto, una de las alumnas de este diplomado es la esposa del exfiscal Luis Ángel Bravo, a quien ya andan buscando para que responda por mucha gente desaparecida durante su administración como procurador primero y fiscal después. ¿Tan previsora fue la esposa que de antemano tomó un curso para superar el duelo? Como dijimos, la resiliencia es inherente y no hay cursos que la enseñen, aunque el curso de la Anáhuac algo podría aportar para soportar el dolor de ver a su esposo encarcelado. Ojalá los cientos de padres y madres de desaparecidos tuvieran el dinero suficiente para tomar un curso semejante que les pudiera auxiliar a llevar el duelo por los cientos de hijos desaparecidos.

Armando Ortiz                                               aortiz52@nullhotmail.com